viernes, 16 de diciembre de 2011

Análisis del Eneatipo 1

Volver a Inicio de página


«Soy idealista. Siento una verdadera atracción por el mundo de la verdad, la justicia y el orden moral. Soy estructurado, responsable y muy trabajador. ¡Me gustan las cosas bien hechas! Puedo ser muy crítico, me tomo la vida demasiado en serio, exijo mucho de mí y de los demás. Tengo una gran habilidad para detectar errores y corregirlos».

Índice



Volver a inicio de Página

1-Consideraciones Importantes

Eneatipo-1 Pintura: Ana Roldán

Lea detenidamente las siguientes cuestiones para poder entender y asimilar correctamente la información contenida en esta página:
  1. El autodescubrimiento no termina con la identificación de la personalidad básica o eneatipo, sino que tan sólo supone el comienzo de un viaje interior que nos ayuda a empatizar, comprender y mejorar nuestra comunicación con los demás.
  2. Sea cual fuere su eneatipo básico, los eneatipos en las direcciones de integración y desintegración influyen en su personalidad global. Para obtener una respuesta más acorde a la misma, no sólo debe tomar en cuenta el eneatipo básico y su ala correspondiente, sino los dos eneatipos correspondientes a sus direcciones de integración y desintegración en el Eneagrama. Los rasgos de los cuatro eneatipos pueden mezclarse en su personalidad global, proponiendo un marco más amplio y acorde a la realidad. Tomando como ejemplo un eneatipo 1, es muy difícil identificarse completamente con él: cualquier eneatipo 1 posee un ala 9 ó 2, así como una dirección de desintegración (4) y otra de integración (7), que juegan un papel importante en la personalidad global.
  3. Este blog dispone de 9 tests independientes para valorar cada eneatipo básico, así como un test de identificación rápida TRIE (disponible en el apartado «Etiquetas» a la derecha del blog) y un test preciso on line (accesible a través del botón «Eneagrama», situado en el menú de la parte superior del blog).
  4. A través del test del Eneagrama es posible dibujar un mapa completo de nuestra personalidad, teniendo en cuenta que el resto de eneatipos influyen en nuestra personalidad global.

Volver a inicio de Página

2-Situación en el Eneagrama

El eneatipo 1, junto a los eneatipos 8 y 9, conforma el trío visceral, caracterizado por la importancia que otorgan al momento presente, de carácter relevante.

Contrariamente, el trío emocional (eneatipos 2, 3 y 4) otorga más importancia al pasado y a los sentimientos, así como el trío mental o racional (eneatipos 5, 6 y 7) prioriza las consecuencias de la conducta en un futuro.

A grandes rasgos, el eneatipo 1 maneja sus energías de un modo introvertido (eneatipos 1, 4 y 5), teniendo en cuenta su mundo interno y las necesidades concretas. Contrariamente, otros eneatipos obran de manera extrovertida (eneatipos 2, 7 y 8), centrando su atención en el entorno y las personas que le rodean, o bien de un modo intermedio (eneatipos 3, 6 y 9), en un intento de conciliar ambas tendencias y sin desarrollar ninguna especialmente.

Localización del eneatipo 1

La personalidad global del eneatipo 1 puede estar influenciada de un modo notable por su ala (9 ó 2), así como por su dirección de integración (eneatipo 7) y su dirección de desintegración (eneatipo 4).

Volver a inicio de Página

3-Hábitos

El eneatipo 1, caracterizado por su orientación perfeccionista, puede mostrar los siguientes hábitos:
  • Correcto, educado, estricto, idealista, moralista y rígido.
  • Siente un fuerte apego a las reglas, leyes y normas.
  • Vehemente, inflexible, híper crítico y exigente.
  • Justiciero, contenido y reprimido.
  • Obcecado y celoso.
  • Severo.

Volver a inicio de Página

4-La Ira Como Pasión

Según la RAE, la ira se define como una pasión del alma que causa indignación y enojo, un apetito o deseo de venganza. La Ira, al contrario de lo que pudiera pensarse, puede llegar a ser la menos visible de las nueve pasiones contempladas en el Eneagrama. Así, la característica fundamental del eneatipo 1 es precisamente la represión de su ira, actitud que lo conduce a que ésta aflore en una forma de perfeccionismo. El eneatipo 1 no muestra abiertamente su ira: mostrarla supone ser imperfecto, lo que implica una actitud de oposición a la realidad, que el eneatipo 1 considera imperfecta y mejorable.

Collage representativo del eneatipo 1

La pasión del eneatipo 1 es la ira o cólera, en todas sus variantes: irritación, frustración, insatisfacción, resentimiento, impaciencia, intolerancia y rencor.

En su afán por corregir el mundo, el eneatipo 1 es como un dragón que escupe fuego, con mucha educación. Su fuego puede ser santificador y purificador, o infernal y castigador como la inquisición.

La ética es vital para el eneatipo 1, que se ve a sí mismo como justo y piadoso. Existe una notable tendencia a enjuiciar y ser crítico, tanto consigo mismo como con los demás, de modo que su perfeccionismo puede orientarse a los demás o a sí mismo.

El eneatipo 1 se siente agobiado por su perfeccionismo, pero parece incapaz de remediarlo. Es como si estuviera poseído por la voz de un «Cruzado» interior. Cuando permanece absolutamente tomado por su ego, distingue muy poco entre él mismo y la voz, serena e implacable.

La ira contenida tensa su expresión; aprieta sus dientes para disimular su insatisfacción y enmascarar la ira, que le produce malestar y disgusto, porque le hace dar una imagen demasiado humana e imperfecta, mostrando y somatizando su insatisfacción a través de la tensión en su rostro y el tono de su voz.

Su elevado nivel ético y de comportamiento, con las exigentes expectativas que abriga respecto de sí mismo y los demás, le hace percibir con rapidez, sufriendo la diferencia entre el ideal y la realidad. A pesar de todos sus esfuerzos e incansable trabajo, la realidad y las relaciones continúan siendo imperfectas.

Volver a inicio de Página

5-La Ira Como Excusa

Al igual que un súper héroe, siente la obligación moral de proteger a los indefensos; el eneatipo 1 posee la creencia arraigada de que el mundo es imperfecto, y el origen de su mal funcionamiento radica en obrar de modo incorrecto. Atendiendo a esta razón, se pone manos a la obra en un intento de arreglar todo cuanto parece erróneo, a pesar incluso de los desperfectos y daños colaterales derivados del logro de su objetivo.

Modo de expresión iracunda

El eneatipo 1 se siente impulsado por las buenas intenciones y unos elevados valores éticos. Fomentar un mundo perfecto es una noble causa para llegar a sentirse orgulloso, cumpliendo las reglas y esforzándose en ser más bueno y educado que el resto.

Podría afirmarse que el eneatipo 1 aspira a una especie de «santidad», virtud inalcanzable desde la inexistencia de una perfección absoluta.

Los juicios del eneatipo 1 sobre lo bueno o malo son relativos y varían en función de la idiosincrasia y la cultura en la que se desenvuelve. Desnudarse en público puede ser considerado como una herejía para un eneatipo 1, quedando justificado en el caso una mujer feminista, que marcha desnuda en defensa de los derechos de la mujer. Sin embargo y a pesar de las diferencias, ambos comparten su pasión extrema por defender lo que consideran correcto.

El eneatipo 1 obra de acuerdo a sus buenas intenciones, sin caer en la cuenta del tormento y hostigamiento que pueda llegar a ocasionar. A pesar de su mente rígida, tan sólo intenta obrar de un modo correcto.

Volver a inicio de Página

6-Manifestación de la Ira

El eneatipo 1 es como una olla a presión que nunca estalla, cuya rabia, contenida y controlada, puede manifestarse bajo diversas formas:
  • Superioridad: la irritación ante las limitaciones ajenas puede suponer actitudes de superioridad profesional, estética, intelectual o de comportamiento.
  • La crítica: constante inclinación a detectar instintivamente los errores y los aspectos negativos de las personas, así como a puntualizar sistemáticamente las cosas que no funcionan.
  • Perfeccionismo: excesiva preocupación por los detalles, debida a su obediencia a normas y autoridades abstractas. Obsesión por la mediocridad e impaciencia consigo mismo y con los demás.
  • Moralismo y ética: tendencia a imponer los propios criterios y juicios, adoptando un tono de sermón y de reprimenda en relación a los comportamientos considerados erróneos, degenerando a menudo en actitudes culpabilizadoras.
  • Eneatipo 1: dedo acusador
  • Supercontrol: tendencia a la rigidez y a la falta de espontaneidad. La tensión provocada puede dificultar la distensión, perturbar el sueño, complicar la digestión y originar úlceras, gastritis, etc.

Volver a inicio de Página

7-Comportamiento y Actitudes

El eneatipo 1 puede adoptar los siguientes comportamientos y actitudes:
  • Metódico y organizado, aparentemente tranquilo, productivo y trabajador.
  • Perfeccionismo.
  • Crítico de sí mismo y de los demás.
  • Contemplación del entorno a través de un juicio constante de incompetencia, falta de compromiso, inmoralidad, escasez de organización, poca educación, malos modales, desacato a las normas, faltas de ortografía y sintaxis, etc., destacando la falta de valores.
  • Convencido de que existe una sola forma correcta.
  • La conducta, el comportamiento y las actitudes ajenas suelen ser el blanco de sus intentos por enmendar las cosas.
  • Intolerancia hacia aquello que se percibe como incorrecto, deseando arreglarlo y corregirlo: la gente que cruza la calzada con el semáforo en rojo, la alcantarilla deteriorada en la acera de una calle… Actitudes y situaciones así le molestan especialmente.
  • Se siente éticamente superior.
  • Tendencia a sermonear gratuitamente (al igual que el eneatipo 2), aduciendo hacerlo en beneficio ajeno, sintiéndose impulsado a discutir sobre puntos de vista políticos, religiosos, música, arte, etc., con una marcada tendencia a manifestar su malestar cuando estima que te has pasado de la raya. En este intento perfeccionista predica, opina, aconseja, sermonea e intenta convertir a los demás en cómo cree que deben ser.
  • Con frecuencia utiliza términos como «debo» o «tengo que».
  • Puede ser un héroe moral, con una excelente capacidad crítica.
  • Normalmente fue un niño bueno, que aprendió a portarse bien, a ser responsable y a hacer lo correcto, controlándose con severidad.
  • Trabajador recto, independiente y perfecto.
  • Insatisfacción continua: ningún rostro es lo suficientemente bello, ninguna habitación está lo suficientemente limpia, ningún atardecer es lo bastante hermoso.

  • Orden y perfección

  • Está en contra de las cosas como están.
  • A menudo existe intolerancia a la mentira, incluyendo la de carácter piadoso. La verdad siempre es preferible a la mentira, incluso cuando es cruda e hiriente. No dudará en decirte lo que no desees escuchar o lo que los otros no se atrevan a decirte.
  • Creencia de que lucha por mejorar algo.
  • Parece alguien muy justo, de gran moralidad.
  • A menudo existe una pobre aceptación del otro; la conclusión final de sus actos termina derivando en una posición de inferioridad para sus semejantes, que no alcanzan el modelo ideal.
  • Intento de acomodar la pareja a sus propias expectativas.
  • Ama o amo de casa «perfecto y pulcro».
  • Puritano.
  • A menudo posee una voz firme y un pronunciado mentón.
  • Corrige lo que está mal, fijándose en la mancha y no en el traje.
  • Se dedica a causas benéficas.
  • Exigente y estricto.
  • Exige respeto.
  • Pide justicia.
  • A menudo tiene miedo a dejarse llevar, a la pasión.
  • Porte aristocrático.
  • Ordenado y limpio.
  • La palabra que lo define es «control».
  • Realista, de convicciones fuertes, prejuicioso y rígido.
  • El deber está por encima del placer.
  • A menudo muestra especial interés por los reglamentos y las normas.
  • Frecuentemente expresa compulsivamente cómo deberían hacerse las cosas.
  • Echa mano de la razón, presentando una innata abogacía.
  • Obligación de perfeccionar el mundo de acuerdo a sus propios parámetros.
  • Juez del bien y del mal, lo correcto y lo incorrecto, lo moral y lo amoral.
  • Su perfeccionismo supone una incapacidad de reconocer la ira y el enojo contenidos.
  • Capacidad extraordinaria para detectar todo aquello que está mal.
  • Tendencia innata a creer que siempre tiene la razón, pudiendo resultar imposible de convencer cuando cree estar en posesión de la verdad.
  • En su necesidad extrema de ser visto como bueno y justo, puede presentar problemas para aceptar las críticas ajenas, llegando a mostrarse intolerante con la tristeza, la hostilidad, la depresión o las quejas de carácter victimista, molestándole particularmente aquellas personas que muestran los aspectos más oscuros de la naturaleza humana, puesto que constituyen deseos que no puede admitir en su interior.

Volver a inicio de Página

8-Infancia

A menudo, el eneatipo 1 creyó entender durante su infancia que sólo merece ser amado quien resulta perfecto. Así, desde su temprana edad inicia el camino para ser bueno, impoluto, limpio, correcto e inmaculado.

Desde una temprana edad puede convertirse en crítico de sí mismo y de los demás (compañeros de colegio, profesores, hermanos, padres, etc.).


En ocasiones, relata su infancia como tortuosa, admitiendo severos castigos y duras críticas, que en el peor de los casos derivaron en la humillación; aquí podría encontrarse la razón de su perfeccionismo y meticulosidad; su carácter auto disciplinado, cumplidor e hipercrítico, oculto tras el enorme sacrificio y control interno que su esfuerzo conlleva, poniendo todo su empeño para escapar del castigo, en un intento de resultar benévolo y correcto. A menudo proviene de hogares con padres severos y estrictos que impartieron una educación severa y puritana al más puro estilo del eneatipo 1 o, por el contrario, pudo criarse en un hogar caótico donde llegó a sentirse responsable de organizar el caos existente.


Volver a inicio de Página

9-Liderazgo

El tipo de liderazgo que ejerce o puede ser capaz de ejercer el eneatipo 1 es:
  • Se trata de un organizador nato con capacidades para ello.
  • Normalmente es una persona muy activa y trabajadora.
  • Pionero, pedagógico y con liderazgo de ejecución.
  • Se siente guía, mostrando el camino a otros y tomando iniciativas con naturalidad.
  • En su esencia, aspira a vivir por unos valores, por los que sería capaz de dar su vida.

Volver a inicio de Página

10-Subtipos

Los tres subtipos para el eneatipo 1 contemplados en el Eneagrama se perfilan del siguiente modo:

Subtipo Conservación o AC (preocupación)

Denominado el «perfeccionista», es el más cálido y amigable de los tres subtipos, siendo el más reprimido. Podría decirse que es el «típico niño bueno».

Resultado de su ansiedad al preocuparse por todo y por todos, sufre y hace sufrir en un intento por hacerlo todo de un modo perfecto. A menudo resultan obsesivos por el orden de las cosas, mostrando una incapacidad de delegar tareas por miedo a su mala realización.

Habitualmente funciona a través de dicotomías de «todo» o «nada» y es quien chequea tres veces el apagado del gas o el cierre de la puerta con llave.

El subtipo de conservación del eneatipo 1 puede confundirse con el eneatipo 6, si bien se muestra mucho más seguro de sí mismo, actuando primero y pensando después, al contrario que el eneatipo 6, que puede llegar a bloquear sus acciones por un exceso de pensamiento.

Subtipo Social (inadaptación)

Denominado el «perfecto», su extrema rigidez le hace pensar que lo hace todo mejor que los demás, permaneciendo en un plano superior al resto. Son los más inflexibles y ortodoxos de los tres subtipos, estando convencidos de que el mundo funcionaría mejor si todos pensasen y actuasen como ellos, acaso como si pertenecieran a un orden social superior. Habitualmente son maestros o reformadores sociales, con tendencia a moralizar. De los tres subtipos, es quien manifiesta el síndrome del cruzado.

En lugar de responsabilizarse de sus deseos (yo quiero), afirma (tú debes).

Si bien se admite el carácter británico como representativo del carácter básico eneatipo 1, el porte aristocrático de lord o lady encajarían perfectamente en el subtipo social.

Subtipo Sexual o Intimidad (celo y vehemencia)

Denominado el «perfeccionador», es el único de los tres subtipos que se permite el lujo de mostrar abiertamente su ira, a causa de su celo y vehemencia.

Nunca está satisfecho con lo que hace: la carne podría haber estado más en su punto, el pescado podría haber estado mejor condimentado, la raya del pantalón está un poco torcida…

Habitualmente transfiere su insatisfacción de no alcanzar nunca el ideal, a personas con las que trabaja o convive, que siempre lo podrían haber hecho un poco mejor, con un poco más de esfuerzo y mejor voluntad. Mantiene altas expectativas respecto de su pareja, idealizándola y manteniendo una constante vigilancia por temor a perderla.

El subtipo sexual podría englobarse en el dicho: «a Dios rogando… y con el mazo dando».

Volver a inicio de Página

11-Integración (del 1 al 7)

El eneatipo 1 puede lograr la serenidad de corazón y su integración, practicando las siguientes actitudes:
  • Educarse en la afirmación de lo bueno y positivo de uno mismo y los demás, sin atormentarse por lo incompleto e imperfecto.
  • Adquirir consciencia de que existen diferentes modos de hacer las cosas.
  • Transformar la cólera en energía positiva, sin necesidad de juzgarla o de justificarla, sino canalizándola. Por ejemplo, practicando deporte.
  • Tener paciencia y apreciar los pequeños esfuerzos sin lamentarse por los errores cometidos o las oportunidades perdidas.
  • Aprender a reírse de uno mismo, desdramatizando los propios desaciertos y relativizando la angustia.
  • Valorar la importancia de las cosas objetivamente, sin hacer una montaña de un grano de arena.
  • Consolarse con la idea de que la salvación del mundo no depende de los propios esfuerzos y confiar en la providencia.
  • Convivir de un modo creativo con las propias limitaciones e imperfecciones.

Dirección de integración

Mediante la práctica de dichas actitudes, el eneatipo 1 logra progresar en los siguientes aspectos:
  • Se relaja y aprende a disfrutar de la vida, confiando en sí mismo y en la realidad, con una actitud positiva ante la vida, que no siempre es desagradable y seria.
  • Es capaz de encontrar placer, sin hundirse en la ciénaga de la sensualidad. Es posible estar satisfecho y realizarse sin necesidad de comportarse de un modo irresponsable o egoísta.
  • Resta importancia a la perfección innecesaria, progresando de la obligación al entusiasmo y de la represión a una libertad de acción, mostrándose más relajado y productivo, siendo capaz de expresar sus sentimientos espontáneamente.
  • Apertura de su sensibilidad hacia el mundo en general, comportándose de un modo más juguetón y siendo mucho más feliz.
  • Disfruta de los placeres de la vida, perdiendo la obligación de mejorarlo todo. Aprecia la naturaleza, la belleza, las artes o simplemente los logros ajenos, que aun siendo imperfectos, suponen valiosas contribuciones.
  • Adquiere una mayor flexibilidad sin comprometer los valores genuinos, dejando de predicar desde lo abstracto y viviendo la vida, simplemente.

Volver a inicio de Página

12-Desintegración (del 1 al 4)

El Eneagrama no está orientado a las distorsiones de la personalidad y patologías mentales. En su patología o enfermedad, el eneatipo 1 puede padecer un trastorno obsesivo compulsivo, depresión, trastornos alimentarios, culpabilidad paralizadora, comportamientos autodestructivos, paranoia y celos patológicos.

Tendencia a ser compulsivamente limpio y ordenado, deseando que todo esté limpio y se encuentre en su sitio, pudiendo llegar a extremos obsesivos (acomodar los condimentos por orden alfabético, etc.).

Tendencia obsesiva es un intento por limpiarse y resultar puro, como un medio para poder expiar su profunda culpa, derivada de sus imperfecciones. Su preocupación por la limpieza revela un intento de erradicar una sensación interna de no estar limpio, del mismo modo que su preocupación por el orden denota una forma de defenderse del caos interno resultante de las energías instintivas no aceptadas.

Dirección de Desintegración

El eneatipo 1 se siente decepcionado por sus ideales altos y sus metas inalcanzables. Sin embargo, no vivir a la altura de los mismos le haría presa de intensos sentimientos de culpa.

En su lucha perfeccionista reprime su espontaneidad e instintos.

Lucha constante contra su «hereje» interior, por lo que evita los pensamientos pecaminosos e inmorales, o todo lo que tenga que ver con el hirviente y burbujeante caldero de las pasiones instintivas, el placer y los deseos.

Su represión y excesivo auto control puede llegar a desencadenar dilemas como «monja de día y puta de noche»: una vida pública correcta y de respeto hacia las normas y procedimientos, así como una vida privada en la que expresar sus fantasías prohibidas, desahogando su presión a través de conductas sexuales promiscuas, abuso de sustancias o accesos de ira, llevar dos vidas paralelas con dos familias distintas, etc.

Volver a inicio de Página

13-Ficha

Pasión: la ira.
Centro: instintivo.
Fijación: resentimiento.
Visión de sí mismo: «yo reformo».
Estructura de temor (lo que evita): furia abierta.
Estructura del deseo: sentirse perfecto.
Trampa o justificación: perfección.
Calificativos: El perfeccionista. El Maestro. El Reformador. El Cruzado. El Moralista. El Organizador.
Fisonomía: porte aristocrático, postura erguida, cabeza en alto, mirada fija. Mandíbula apretada, músculos en tensión, ceño fruncido, dedo acusador. Limpios, pulcros, ropa bien planchada y bien coordinada. Voz modulada.
Famosos: Mahatma Gandi. Ernesto Guevara. Margaret Thatcher. Katherine Hepburn. Nicole Kidman. Jodie Foster. Jack Shephard y Juliet Burke (de la serie televisiva «Lost»). Juana De Arco. Srta Rottenmayer (de los dibujos animados «Heidi»). Hillary Clinton. Jane Fonda. Charles Dickens.

Volver a inicio de Página

14-Vídeo Descriptivo Eneatipo 1 (Claudio Naranjo)

A través del siguiente vídeo es posible analizar el eneatipo 1, de acuerdo al doctor Claudio Naranjo, considerado el padre del Eneagrama




Volver a inicio de Página



Atentamente:
Rafael Moriel

13 comentarios:

  1. Realmente provechosa la información que usted nos brinda. Agradezco que se tome el tiempo de escribir este tipo de informaciones que hace que nuestra vida no se complique tanto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Estoy muy contento de que alguien pueda sacar partido de la cultura y el conocimiento, que esta sociedad se ocupa de eclipsar con la propaganda y la mentira.
    Un fuerte abrazo:
    RM

    ResponderEliminar
  3. Si me sale que soy a veces un 1 a veces un 8 (según los test más extensos que he encontrado alternan el primer o segundo puesto)

    Entonces ¿que soy una especie de ganster perfeccionista?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mírate la película Platoon. Los dos sargentos de la película son muy curiosos y representativos. ¿Con cuál te quedas?
      Un abrazo:
      Rafa

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. De los dos eneatipos, uno de ellos debe ser el predominante. Es decir, en momentos de crisis, etc., mostrarás una tendencia. El 1 y el 8 tienen algo en común, pero la visceralidad del 8 es mucho más directa y agresiva que la del 1, que normalmente es introvertido y más bien es un crítico. En cualquier caso, supongo que es una personalidad fuerte, y directa.
    Suma las triadas como indica las instrucciones, y debes decantarte finalmente por uno de los dos, como carácter dominante.
    Poca gente es un eneatipo puro, de todas formas; son tendencias, y todos tenemos algo de todos los demás.
    Te aconsejo que repitas el test, varias veces, teniendo en cuenta incluso las respuestas intermedias. En cualquier caso, deberías suavizar un poco el carácter. Mira a ver qué te parece lo que te propongo con los tests y me dices.
    Un abrazo:
    Rafa

    ResponderEliminar
  6. Pues yo debo tener una dualidad entre el 1 y el 2.

    ResponderEliminar
  7. Hola, a mi me sale un 1, seguido de un 5, y luego en la misma proporción un 8 y un 6. Me siento identificada con muchas características de todos. Puede ser que mi tendencia sea la de un 1; pero que con el tiempo haya modificado ciertos conceptos y eso me haya orientado en otra direcciòn?
    porque en la praxis me identifico mucho más con el 5...
    Espero alguna informaciòn que me aclare un poco este tema, más que interesante, por cierto.
    Gracias!!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurre que te mires el 1 AC. El 1 y el 5 son muy perfeccionistas. En cualquier caso, suma las triadas y continúa trabajando.
      Un abrazo: Rafa

      Eliminar
  8. muchísimas gracias me hice el tes primero sin tener en cuenta tus consejos y salí del tipo 2 lo hice tranquila y siguiendo tus pautas y se claramente que soy uno con 45 puntos seguido por dos con 40 es muy útil lo que transmites mil gracias !! abrazos desde Uruguay

    ResponderEliminar
  9. Es posible que estén muy relacionados con las alas.
    Un abrazo: Rafa

    ResponderEliminar
  10. Es muy curioso mi caso, creo. Consigo definir a todos los que me rodean en un eneatipo y acierto de pleno dandome luego la razón los test que hacen. Pero con respecto a mi, estoy perdida. Me ha salido que soy un 1, un 7, un 4, un 5 y hasta un 9. Si me preguntan en cuál de todos me veo, diría que en todos. Menos el 8, el 2, el 3 y el 6, me identifico con todos los que me han tocado.
    Sufro mi perfeccionismo hasta el limite con lo que me acabo refugiando en placeres sencillos para desconectarme. A su vez, rehuyo el dolor haciendo uso de perspectivas infantiles y placeres, sobretodo, la comida. Me convierto temporalmente en un 9 que, a su vez, se siente ensalzada con el dramatismo y siente la profundidad del misterio de la vida al más puro estilo 4. Con lo que me aislo para investigar compulsivamente el origen científico de los misterios trascendentales, observando el comportamiento humano y elaborando infinitas tesis en mi interior. Luego, me pierdo intentando analizar si los resultados serían o no correctos en mi escala de valores y me paro a pensar durante un periodo de tiempo variable el cómo hacer que todo lo que he experimentado, meditado y razonado pueda ayudar a la raza humana y mejorar el mundo.
    Mi perfil de pequeña era la típica niña buena y, a su vez la marginada y patito feo. Hoy por hoy me considero hermosa y tanto antes como ahora, muy charlatana. Mi autoestima es baja y tengo problemas de ansiedad casi desde bien pequeña.
    Aunque parezca rato, si, me considero guapa y con autoestima baja. Hay días en los que me he considerado un total desecho e incluso me he autocastigado. También he padecido de trastornos de la alimentación y, actualmente, no inicio proyectos por falta de motivación y, porque el no conseguir verlos perfectos me desmotiva totalmente.
    Me gusta vestir de una manera que me estilice y refuerce mis aspectos positivos. Los colores y diseños que mas me favorezcan que combino de manera moderna aunque sean prendas de hace 10 años; si me hace lucir bien, me vale ahora y siempre.
    Bien, ¿qué hago, pues, para averiguar mi eneatipo? ¿Los sumo todos y los divido entre el número de eneatipos?
    Atentamente confusa,
    M.N.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya siento no atreverme a decirle nada sobre su eneatipo. Lo único que puedo asegurarle es que sólo hay un eneatipo dominante, y que debe ser uno mismo el que logre identificarse. El hecho de que no se identifique con un genérico no pone de manifiesto sino que el Eneagrama adquiere su mayor sentido en los subtipos, por lo que deberás continuar identificando tu instinto: conservación, social o sexual, y a partir de ahí continuar adelante. El 1 no te iría mal, pero yo no lo sé. Adelante, continúa investigando.
      Un fuerte abrazo: Rafa

      Eliminar