jueves, 18 de julio de 2013

Deep Purple y Ritchie Blackmore

Ian Gillan, Roger Glover, Jon Lord, Ritchie Blackmore e Ian Paice
(Deep Purple, Mark II)

La banda británica de rock Deep Purple se caracteriza tanto por sus álbumes de estudio como por sus magníficos discos en directo.

Chris Curtis y Tony Edwards idearon Roundabout en 1967, con la idea de rotar sus músicos cada cierto tiempo. Primero reclutaron a Jon Lord, que propuso a su compañero de grupo Nick Simper como bajista. Después ficharon a Ritchie Blackmore y la formación se completó con Rod Evans y su amigo Ian Paice a la batería. Poco tiempo después, Ritchie Blackmore, que sumaba mucha más experiencia que el resto de sus compañeros, sugirió llamar a la banda Deep Purple, en honor a la canción favorita de su abuela.




Deep Purple publica en abril de 1968 el single Hush, un tema original de Joe South. Su primer álbum, Shades of Deep Purple (1968), pasa desapercibido en su país de origen pero les embarca en una gira por Estados Unidos como teloneros de Cream. Le siguen The Book of Taliesyn (1968) y Deep Purple (1969), con un sonido pop rock progresivo y psicodélico con acercamientos a la música clásica; sin embargo, sus mayores éxitos son versiones de otros artistas y la crítica de su país les ignora.





Rod Evans y Nick Semper tenían problemas para adaptarse al sonido de la banda, que era cada vez más fuerte. Lord, Paice y Blackmore deciden prescindir de ellos y fichan a Ian Gillan, que finalmente arrastra al bajista Roger Glover, ambos provenientes de Episode Six. La decisión fue aceptada por Rod Evans, creando resentimiento en Nick Semper.

Con Gillan y Glover en sus filas, Deep Purple publica en diciembre de 1969 el directo Concerto for Group and Orchestra, de acuerdo a la idea de Lord de reunir una banda de rock y una orquesta. El éxito es rotundo en el Reino Unido, tanto que Jon Lord reconoce haber concebido a su primera hija la noche del concierto.

Lord y Blackmore compartían su gusto por la música clásica. Sin embargo y tras la experiencia del concierto para orquesta, Blackmore consideró que era el momento de probar otro sonido a su gusto, por lo que se puso manos a la obra junto a Glover, dando forma al álbum Deep Purple in Rock (1970), cuyo éxito supuso la victoria final de Blackmore y el cambio definitivo del sonido de la banda a partir de entonces.

Curtido en bandas como The Savages, Ritchie Blackmore fue el discípulo más aventajado de Lord Sutch. Era una bestia sobre el escenario y le gustaba gastar bromas pesadas, como arrojar bolsas de harina por la ventanilla del autobús (especialmente cuando llovía), tirar comida en los pasillos del avión, o introducir pornografía entre las páginas de los diarios cuando viajaban en avión. Ego y chulería no le faltaban, pero no había muchos guitarristas de su talla.




En 1971 publican Fireball, que a pesar de no ser un gran disco, alcanzó el primer lugar en las listas británicas y les permite crear su propio sello discográfico: Purple Records. Por entonces, Roger Glover sufría intensos dolores estomacales, hasta el punto de que Blackmore llegó a cuestionarle. En 1972 publican Machine Head, que se convierte en su disco de estudio de mayor éxito comercial. Deep Purple ya sólo son superados por Led Zeppelin.




Tras alcanzar la cima del éxito, Ritchie Blackmore e Ian Gillan comenzaron a tener serios desencuentros: las extensas giras, el cansancio físico y el estrés acrecentaron sus diferencias. A pesar de ello, la banda realizó una gira por Oriente, grabando el magnífico Made in Japan (1972). Con la crítica a sus pies, Made in Japan se mantiene como el disco en directo más vendido de la historia de la música. Finalmente, la lucha de egos acabaría con Ian Gillan, que pospuso su partida hasta casi un año después, debido a los contratos pendientes de la banda. Sin embargo, Ritchie Blackmore tampoco estaba contento: quería ser el único responsable de su propio proyecto y convenció a Paice para que le acompañase. Ian Gillan dejó la banda, pero los managers lograron convencer a Lord, Blackmore y Paice de que continuaran juntos. Blackmore se encargó de eliminar a Glover, que no sospechaba semejante desenlace y se sintió especialmente traicionado por la decisión final de Lord. Tras su expulsión, Glover se dedicó a labores de producción y Gillan formó su propia banda.

El álbum Who Do We Think We Are (1973), grabado durante la gira por Oriente, es un pésimo disco. Ritchie Blackmore e Ian Gillan ni se hablaban; sus diferencias hicieron que Gillan se rompiese una mano al golpear un bafle.

Tras la salida de Gillan y Glover, Ritchie Blackmore tuvo en mente una combinación vocal entre el cantante Paul Rodgers y Glenn Hughes (proveniente de Trapeze), que Rodgers no aceptó. Así aparece de la nada David Coverdale, un desconocido vendedor de pantalones que envió una grabación. Con Glenn Hughes y David Coverdale entre sus filas publican Burn (1974), que incluye nuevos clásicos de la banda y logra, si cabe, una mayor popularidad. En la senda del rock duro, Burn incluye ritmos blues, soul y rhythm & blues aportados por sus nuevos integrantes.




La mayor audiencia de Deep Purple tuvo lugar el 6-4-1974 en el Festival California Jam, con una asistencia estimada de 260.000 personas y viajando en su propio jet con el nombre pintado en los costados: la primera vez que una banda viajaba a un festival de música con su propio avión. California Jam utilizó además el sistema de sonido más grande y potente hasta el momento, debido a la demanda de Deep Purple, que cerrarían el concierto según acuerdo contractual; sin embargo, los productores decidieron que Emerson, Lake & Palmer actuaran en último lugar, lo que desató la ira de Ritchie Blackmore (como ya ocurriera con la banda Yes), que se encerró en el camerino. Ritchie encargó que bañaran de gasolina varios cabezales de amplificación e interpretando el último tema los amplificadores ardieron; destrozó una cámara de TV con su guitarra y varios amplificadores que arrojó al público, destruyendo tres guitarras. Entretanto, el resto de la banda continuó tocando en mitad del humo y las explosiones, lo cual le costó una multa de 5.000 libras y la huída en helicóptero para evitar ser detenidos por la policía.




Stormbringer (1974) es un magnífico disco muy adelantado a su época que mezcla rock, soul y funk. Sin embargo, el nuevo estilo de música comenzó a escaparse al control de Blackmore: las tendencias funk de Hughes ganaban terreno y cuando decidieron no incluir una versión de un tema propuesto por Blackmore, éste adoptó un lugar secundario, ideando un futuro más allá de Deep Purple.




En marzo de 1975 Deep Purple se embarca en una gira europea, sabiendo que Blackmore abandonaría. Su último concierto tiene lugar el 7 de abril en París. Ritchie Blackmore se encontraba quizá en su mejor momento, como puede comprobarse a través de sus solos de guitarra incluidos en Live in London o Made in Europe. Desvinculado de Deep Purple, crea el proyecto solista Ritchie Blackmore's Rainbow, basado en un hard rock neoclásico y épico que desembocaría en Rainbow, a partir de músicos de la banda Elf, entre los que figuraba Ronnie James Dio. Años más tarde contaría de nuevo con Roger Glover entre sus filas, como bajista y productor.

Tras la tercera formación de Deep Purple, conocida como Mark III, vendría la era Bolin, hasta la reunión en 1984 de Deep Purple, que finalmente y tras la nueva expulsión de Gillan en 1989 y su readmisión en 1992 sin el consentimiento final de Blackmore, terminaría un año más tarde con la salida de Blackmore en lugar de Gillan. Son numerosos los intereses que a través del tiempo unen y desunen a los miembros de la banda. Sin embargo, no hay comparación con el sonido y el encanto de la década de los setenta. A partir de entonces y en mi opinión, Ritchie Blackmore desaprovecha quizá su talento en un proyecto medieval acompañando a su actual mujer (que fuera corista en Rainbow) con una guitarra acústica entre sus manos.

Ciertamente, las formaciones Mark III y en especial Mark IV, destrozaban Higway Star y Smoke on the Water en sus interpretaciones, al igual que hace Ritchie Blackmore con Child in Time y Soldier of Fortune, en su proyecto actual.

En el año 2009 y volviendo a los intereses, Glenn Hughes, David Coverdale y Jon Lord planearon reunir a la formación Mark III. Finalmente, el desinterés de Blackmore y la muerte de Jon Lord lo hacen ya imposible.

Este artículo está dedicado al mejor compañero de mesa de Blackmore, el insuperable Jon Lord, el mejor organista de la historia del rock, que me saltó las lágrimas el día de su muerte.


Atentamente:
Rafael Moriel

martes, 2 de julio de 2013

Come Taste The Band

Glenn Hughes, Ian Paice, Jon Lord, Tommy Bolin
y David Coverdale (Deep Purple, Mark IV)

En 1973 el portentoso guitarrista Tommy Bolin participó en la grabación del álbum Spectrum, de Billy Cobham. Sus relampagueantes solos de guitarra convencieron a David Coverdale y Jon Lord para reemplazar a Ritchie Blackmore tras su salida de Deep Purple, en 1975.




Excelente músico de estudio, Tommy Bolin grababa su primer trabajo en solitario (Teaser) junto a músicos de la talla de David Foster, Jan Hammer, Dave Sanborn, Jeff Porcaro, Phil Collins, etc. El mismo Glenn Hughes termina participando en el álbum, alzando su voz al final del tema Dreamer. La entrada de Bolin en las filas de Deep Purple limita la promoción de Teaser, que a pesar de todo afianza muchos seguidores en EEUU y supone su reconocimiento y el culto como guitarrista.




En el seno de Deep Purple, Tommy Bolin graba Come Taste The Band en agosto de 1975, compuesto casi enteramente por él. Se trata de un excelente trabajo atemporal con grandes dosis de frescura; un disco que los fans no terminaron de ver con buenos ojos, a pesar de las magníficas críticas de la prensa especializada.

En el seno de Deep Purple, Glenn Hughes se encontraba sumido en una vorágine de auto destrucción, propiciada por la cocaína, ausentándose durante algunas sesiones de grabación. Tommy Bolin hizo un enorme esfuerzo durante la grabación de Come Taste the Band, llegando a sustituirle en Coming Home, que abre el disco; se cuenta que ni siquiera pudo presentarse a la sesión de fotos para la portada del disco, por lo que su imagen fue añadida posteriormente (el único que no sonríe en la foto, a la derecha). Pero los problemas no habían hecho más que empezar: la vida privada del talentado guitarrista también era un caos a causa de las drogas, hecho desconocido por el resto de miembros de la banda. Hughes y Bolin estaban inmersos en sus adicciones y durante las giras llegaron a viajar con un maletín de guitarra repleto de cocaína.




Come Taste The Band es un álbum de hard rock con algo de funk y soul, grabado con mucho entusiasmo sin apenas esfuerzo. A pesar de que el álbum no generó buenas ventas, la formación que incluye a Tommy Bolin no está lejos de ser la mejor, en relación al talento reunido: un desconocido David Coverdale pasó de ser un vendedor de pantalones a ocupar el puesto de cantante principal y todo un descubrimiento, como demostraría más tarde; Glenn Hughes (que siempre quiso ser el vocalista principal) era un excelente bajista y funcionaba muy bien junto a Coverdale, elevando los agudos que no alcanzaba por entonces. Por otro lado, sustituir al increíble Ritchie Blackmore no era tarea fácil: Tommy Bolin poseía un enorme talento y capacidad, pero una cierta inseguridad y el abuso de drogas terminaron haciendo mella en él, que en ocasiones parece limitado durante los directos. Para colmo, una fatal gira por Indonesia en diciembre de 1975 termina con la muerte de un miembro del equipo; los músicos de la banda son chantajeados, coaccionados, saboteados, acusados de asesinato y encarcelados (Hughes) por la dictadura militar. Las cosas no pueden ir peor.




Durante la única filmación existente de la era Bolin en su gira por Japón (Rises Over Japan, más conocido por Last Concert in Japan, diciembre 1975), Tommy Bolin tocó con su brazo lesionado, debido a una inyección de morfina que le hizo dormir apoyado sobre su brazo izquierdo, limitando su movimiento a desplazar la mano por el mástil de la guitarra. A pesar de ello y con la ayuda de varias guitarras afinadas al efecto y la técnica de púa contrapúa, la ejecución del concierto en Budokan resulta eficiente; esforzándose al máximo, Jon Lord y el resto de la banda lograron suplir las posibles carencias. Embarcados en una extensa gira mundial con un inicio excelente y un desarrollo caótico (en parte debido al abuso de drogas de Bolin y Hughes, el rechazo que parte del público mostraba hacia Bolin, la experiencia nefasta de Indonesia y ocho años de interminables giras), la gira se suspende finalmente el 15 de marzo de 1976, tras un polémico concierto en Liverpool, donde tras varias noches sin dormir, Hughes reconoce ante el público que no han tocado bien, lo cual enfadó a Lord y Paice, que junto a Coverdale, decidieron disolver la banda. Así se desvanece la más talentosa formación de Deep Purple, que pudo haber dado excelentes frutos.

Come Taste the Band es un trabajo magnífico. Descatalogado durante veinte años en Estados Unidos, supera con creces a otros trabajos sobrevalorados del gigante púrpura.




El 4 de diciembre de 1976, a los 25 años de edad y en plena gira de su segundo disco en solitario, Private Eyes, Tommy Bolin fallece de sobredosis de alcohol, cocaína, barbitúricos y heroína en la habitación de un hotel en Miami. Actuaba como telonero de Jeff Beck y tuvo un futuro brillante como muy pocos guitarristas.

La que fuera novia de Tommy Bolin termina casándose con Glenn Hughes (amigo íntimo de Bolin), matrimonio que finalmente se deshace pocos años después. Los excesos de Glenn Hughes (The Voice of Rock) le conducen a una terrible oscuridad hasta bien entrados los 90, cuando decide dar un nuevo rumbo a su vida, alejado de las drogas.

Personalmente, lamento mucho que la formación de Deep Purple conocida como Mark IV mostrara un desarrollo tan desafortunado y fuese maltratada injustamente. Además, estoy convencido de que las comparaciones son odiosas en este caso, porque entre otras cosas, Ritchie Blackmore y Tommy Bolin son guitarristas de primera fila, con caracteres, estilos y egos absolutamente diferentes.

Puede que nuestros músicos de hoy en día no sean tan inspirados ni graben tantos discos en poco tiempo ni adquieran retos insuperables con 24 años de edad, aunque al menos parecen integrar mejor sus vidas. Y eso ya es suficiente.




Atentamente:
Rafael Moriel