Eneagrama

Volver a Inicio de Página


«El autodescubrimiento no termina con la identificación de la personalidad básica o eneatipo, sino que tan sólo supone el comienzo de un viaje interior que nos ayuda a empatizar, comprender y mejorar nuestra comunicación con los demás».

Índice

La siguiente página reúne información esencial acerca del Eneagrama, con el propósito de poder aclarar vuestras dudas y permitir la búsqueda de vuestro interior. Para ello, recomiendo seguir fielmente las instrucciones indicadas.


Volver a inicio de Página

1-Consideraciones Importantes
Acerca del Eneagrama


Para entender e interpretar correctamente el Eneagrama, conviene tener presente las siguientes pautas:
  1. Ciertamente, resulta difícil conocernos a nosotros mismos. Algunos invierten toda una vida en ello y otros, sencillamente, no lo logran. Por todo ello es conveniente centrarse en el estudio de uno mismo y respetar a los demás, dejando que sean ellos quienes busquen su propia realidad.
  2. Familiarizarse con los diferentes eneatipos descritos en el Eneagrama facilita la comprensión de otras perspectivas que difieren de las nuestras. El Eneagrama es una apertura y no una cerrazón.
  3. A través del Eneagrama es posible que por primera vez en la vida seamos capaces de entender la pauta, el motivo y la forma de cómo hemos vivido y nos hemos comportado hasta ahora.
  4. La finalidad del Eneagrama es promover el inicio de un proceso de exploración que nos acerque a nuestra propia realidad y al lugar que ocupamos en el mundo.
  5. El descubrimiento de nuestro eneatipo básico es sólo el punto de partida para un viaje más grandioso e interesante.
  6. Este blog contiene toda la información necesaria para entender y asimilar los diferentes conceptos relativos al Eneagrama, incluyendo los nueve eneatipos o personalidades básicas. A través de sus entradas es posible acceder a un test global on line, nueve test independientes que valoran cada eneatipo, así como un test rápido de apenas un par de minutos. Lea con atención los diferentes conceptos, sin precipitarse en ningún caso.
  7. Sea cual fuere su eneatipo básico, los eneatipos en las direcciones de integración y desintegración influyen en su personalidad global. Para obtener una realidad más acorde a la misma, no sólo debe tomarse en consideración el eneatipo básico y su ala correspondiente, sino los eneatipos correspondientes a las direcciones de integración y desintegración de su eneatipo básico, indicadas en el Eneagrama. Los rasgos de los cuatro eneatipos pueden mezclarse en su personalidad global, proponiendo un marco más amplio, acorde y real. Por ejemplo, nadie es simplemente un eneatipo cuatro: cualquier eneatipo cuatro posee un ala tres o cinco, así como una dirección de desintegración (dos) y otra de integración (uno), que juegan un papel importante en la personalidad global resultante.
  8. Utilizar el Eneagrama para justificarnos o mejorar nuestra propia imagen, simpatizando con ella, detiene el proceso para desvelar nuestra verdadera naturaleza.
  9. Se entiende como normal la aversión hacia otros eneatipos, aunque es necesario tener presente que no hay eneatipos mejores ni peores; todos representan estrategias concretas de supervivencia que los convierte en respetables.
  10. Cualquier persona identificada en un eneatipo concreto, si es malsana o enferma, lo es igualmente para sí mismo y para los demás. Todas las personas, independientemente de su eneatipo, si son malsanas o enfermas resultan infelices y problemáticas.
  11. Este blog incluye un test de identificación rápida de nuestro eneatipo predominante, así como 9 test independientes, de 20 preguntas cada uno, de valoración para cada eneatipo. Asimismo incluye un análisis profundo de cada eneatipo, accesible a través del menú de «Búsqueda Temática», en la columna derecha de la pantalla.
  12. Si tras realizar los tests, no encajas a la perfección en un eneatipo concreto, deberás trabajar aquellos eneatipos dominantes (pueden ser 2).

Volver a inicio de Página

2-Generalidades


La palabra Eneagrama deriva del griego «ennea» (nueve) y «grammos» (figura).
Esencialmente, el Eneagrama describe nueve personalidades básicas denominadas eneatipos, representadas a través de una figura geométrica circular con nueve puntas.

El origen del Eneagrama permanece envuelto en misterio, si bien es posible que tenga su origen en la mística sufí, una secta mística del Islam cuyos inicios se remontan a los siglos X y XI. Al parecer, la mística sufí buscaba el acercamiento a la divinidad, lo que resultaba difícil bajo la influencia de ciertas pasiones malsanas. Otras teorías apuntan a que el Eneagrama pudo originarse en Babilonia, Aganistan o quizá algún otro lugar del Medio Oriente, hacia el año 2500 a. de C.

Eneagrama:
Representación Básica
El Eneagrama es introducido en Occidente en la década de los 60, de la mano de Óscar Ichazo, con el objetivo de lograr un cambio profundo en el ser humano, propiciado a través del autoconocimiento. Anteriormente, el Eneagrama fue popularizado en Occidente por Georges I. Gurdjieff (1870-1949) y su discípulo Piotr D. Ouspensky.

Gurdjieff estuvo fascinado desde muy temprana edad con el conocimiento esotérico, lo que le empujó a viajar repetidamente hasta topar con la Hermandad de Samouni, fundada en Babilonia hacia el año 2500 a. de C., sintetizando el conocimiento adquirido junto a diversas tendencias, recopiladas a través de la lectura y la experiencia surgida de sus viajes, dando origen al Eneagrama.

El psicólogo Óscar Ichazo ha contribuido notablemente al desarrollo del Eneagrama, a través de sus estudios. Desde la década de los 40, cuando todavía era un adolescente, Ichazo había participado en grupos esotéricos buscando técnicas para alterar la conciencia: zen, sufismo, Kabbalah, yoga, budismo, confusionismo, así como las enseñanzas de Gurdjief. Fue Ichazo quien introdujo la correlación de los nueve tipos de personalidad básica en el Eneagrama. Finalmente, el psiquiatra Claudio Naranjo, discípulo de Ichazo, ha publicado una extensa obra en la que analiza y desarrolla el Eneagrama y los diferentes eneatipos.


«Todos nacemos con una tendencia más o menos marcada hacia una personalidad concreta. Sobrevivir en sociedad supone adoptar ciertas actitudes que conforman rasgos o tendencias básicas, pertenecientes a uno o más eneatipos, que conforman nuestra personalidad global. Cuando el carácter enferma, aparece la neurosis y la enfermedad».

El Eneagrama es como un reloj de nueve horas que en un momento de crisis se detiene en una concreta, denotando con qué personalidad básica vamos a responder ante circuntancias adversas. Es muy interesante conocer el mapa básico de nuestra personalidad, a través de los test, y realizar una profunda introspección que dé paso a la consciencia de nosotros mismos.

A través del Eneagrama es posible trazar un mapa de nuestra personalidad. Algunos psicólogos incluso hablan de él como un test de personalidad y actualmente es utilizado por organizaciones de todo el mundo (Apple, HP, Boeing , etc.), incluyendo el FBI y la CIA.

A nivel individual, el Eneagrama ayuda a desarrollar una mayor auto consciencia y aceptación de uno mismo, asumiendo finalmente la responsabilidad de nuestro comportamiento, reconociéndonos como fuente principal de los problemas y dificultades.

El Eneagrama se ocupa más del comportamiento normal que de las patologías.

Volver a inicio de Página

3-Pasiones y Personalidades Básicas


Cada personalidad básica descrita en el Eneagrama se representa por un número, referente a su posición en la figura geométrica. Los nueve tipos de personalidad básica se encuentran relacionados con nueve pasiones, que conforman los modos de pensar y de actuar de cada eneatipo, si bien es necesario un estudio más profundo del Eneagrama para asimilar el sentido y significado real de las mismas.


Nueve eneatipos: nueve pasiones

El Eneagrama es fundamentalmente un método de crecimiento espiritual, así como una importante ayuda para adquirir balance e integridad personal.

Caricaturización de los
nueve eneatipos

La razón para descubrir nuestro número de personalidad básica es iniciar un trabajo personal, con la idea de ser mejores personas y superar nuestro lado bajo a través de la auto observación, la cual permite reconocer los patrones de nuestra conducta, repetidos mecánicamente.

Las personas no conscientes del mapa de su personalidad son gobernados a su antojo por sus tendencias. Sin embargo, conociendo nuestra personalidad básica accedemos directamente a nuestra forma de percibir, sentir y actuar, vislumbrando otras formas de responder. Si podemos escoger cómo percibir y reaccionar ante una situación, la personalidad ya no nos gobierna: nosotros la gobernamos.

El propósito principal del mapa obtenido a través del Eneagrama es situarnos en un lugar concreto y planear la mejor ruta para llegar a donde queremos, lo cual va a influir en nuestra forma de relacionarnos, mejorando la comprensión de las circunstancias y los diferentes problemas que se nos presenten.

«¡Entiéndete a ti mismo y entenderás todo lo demás!»

El trabajo con el Eneagrama comienza cuando aprendemos a reconocer nuestra personalidad básica, así como ciertas características dominantes de la misma. Desde niños, desarrollamos estrategias basadas en talentos y habilidades, que nos permiten sobrevivir y adaptarnos al mundo en el que vivimos. Aunque todos presentamos características contenidas en los nueve tipos básicos de personalidad del Eneagrama, nuestras características determinantes se encuentran arraigadas mayormente dentro de un eneatipo concreto, que agrupa las motivaciones y sensibilidades, así como el modo global con el que aprecian el mundo las personas que comparten un mismo tipo de personalidad básica. Así, algunas personas son fácilmente reconocidas en un eneatipo concreto, en ocasiones incluso con un ala concreta. Sin embargo, otras personas no son fácilmente encasilladas en un eneatipo concreto, lo cual no significa en absoluto que sean más extrañas o difíciles. En este caso es conveniente reconocer la personalidad básica más influyente y trabajar sobre ella.

Volver a inicio de Página

4-Eneatipos o Personalidades Básicas


El Eneagrama contempla nueve eneatipos o personalidades básicas:


Las siguientes escenas representan la posible actitud de diferentes personas pertenecientes a los nueve eneatipos, antes y después de una cena social (pincha sobre las imágenes para agrandarlas):

Caricaturización de los 9 eneatipos antes de una cena

Caricaturización de los 9 eneatipos durante la cena


Volver a inicio de Página

5-Eneatipo Uno (1):
El Perfeccionista


Eneatipo-1
Pintura: Ana Roldán

«Soy idealista. Siento una verdadera atracción por el mundo de la verdad, la justicia y el orden moral. Soy estructurado, responsable y muy trabajador. ¡Me gustan las cosas bien hechas! Puedo ser muy crítico, me tomo la vida demasiado en serio, exijo mucho de mí y de los demás. Tengo una gran habilidad para detectar errores y corregirlos».

Descripción General del Eneatipo 1

La pasión del enatipo 1 es la ira o la cólera, en todas sus variantes: irritación, frustración, insatisfacción, resentimiento, impaciencia, desdén, intolerancia y rencor.

El elevado rigor ético y de comportamiento del eneatipo 1, con las exigentes expectativas que abriga respecto de sí mismo y de los demás, le hace percibir y sufrir la diferencia entre el ideal y la realidad. A pesar de su esfuerzo e incansable trabajo, la realidad y las relaciones siguen siendo muy imperfectas y dejan mucho que desear.

El eneatipo 1 aprieta los dientes para disimular su insatisfacción y enmascarar su ira, que le produce malestar y disgusto porque le hace dar una imagen demasiado humana e imperfecta de sí mismo.

El eneatipo 1 está convencido de que las personas educadas no tienen que airarse jamás. Su insatisfacción se manifiesta y se somatiza en la tensión de su rostro y el tono de su voz.

Manifestación de la Ira

El eneatipo 1 es como una olla a presión que nunca estalla, cuya rabia, contenida y controlada, puede manifestarse bajo diversas formas:
  • Superioridad: la irritación ante las limitaciones de los demás puede suponer actitudes de superioridad profesional, estética, intelectual o de comportamiento.
  • La crítica: constante inclinación a detectar instintivamente los errores y los aspectos negativos de las personas, así como a puntualizar sistemáticamente las cosas que no funcionan.
  • Perfeccionismo: excesiva preocupación por los detalles, debida a su obediencia a normas y autoridades abstractas. Obsesión por la mediocridad e impaciencia consigo mismo y con los demás.
  • Moralismo: tendencia a imponer los propios criterios y juicios, adoptando un tono de sermón y de reprimenda en relación a los comportamientos considerados erróneos, degenerando a menudo en actitudes culpabilizadoras.
  • Supercontrol: tendencia a la rigidez y a la falta de espontaneidad. La tensión provocada puede dificultar la distensión, perturbar el sueño, complicar la digestión y originar úlceras, gastritis, etc.

Integración del Eneatipo 1

El eneatipo 1 puede lograr su integración practicando las siguientes actitudes:
  • Educarse en la afirmación de lo bueno y positivo de uno mismo y los demás, sin atormentarse por lo incompleto e imperfecto.
  • Adquirir consciencia de que existen diferentes modos de hacer las cosas.
  • Transformar la cólera en energía positiva, sin necesidad de juzgarla o de justificarla, sino canalizándola. Por ejemplo, practicando deporte.
  • Tener paciencia y apreciar los pequeños esfuerzos sin lamentarse por los errores cometidos o las oportunidades perdidas.
  • Aprender a reírse de uno mismo, desdramatizando los propios desaciertos y relativizando la angustia.
  • Valorar la importancia de las cosas objetivamente, sin hacer una montaña de un grano de arena.
  • Consolarse con la idea de que la salvación del mundo no depende de los propios esfuerzos y confiar en la providencia.
  • Convivir de un modo creativo con las propias limitaciones e imperfecciones.

Posibles Actitudes del Eneatipo 1

Crítico de sí mismo y de los demás. Convencido de que existe una sola forma correcta. Se siente éticamente superior. Con frecuencia utiliza palabras como "debo" o "tengo que". Pueden ser héroes morales, con excelente capacidad crítica. Fueron niños buenos, aprendieron a portarse bien, a ser responsables y a hacer lo correcto, controlándose con severidad. Trabajadores rectos, independientes y perfectos.

Perfeccionismo. Están en contra de las cosas como están. Creen que luchan por mejorar algo. Parecen personas muy justas y de gran moralidad. Muy poca aceptación del otro. Intentan acomodar a su pareja a sus expectativas. Son amas de casa "perfectas y pulcras".

Puritanos. Tienen voz firme y pronunciado mentón. Corrigen lo que está mal, fijándose en la mancha y no en el traje. Se dedican a causas benéficas. Exigentes y estrictos. Exigen respeto. Piden justicia. Tienen miedo a dejarse llevar, a la pasión. Aristócratas, ordenados y limpios. La palabra que los define es "control". Es realista, de convicciones fuertes, prejuicioso y rígido. El deber está por encima del placer. Tiene especial interés por los reglamentos y normas. A menudo dicen compulsivamente cómo deberían hacerse las cosas. Echan mano de la razón, presentando en todo momento una innata abogacía.

Ficha del Eneatipo 1

Pasión: la ira.
Centro: instintivo.
Fijación: resentimiento.
Visión de sí mismo: «yo reformo».
Estructura de temor (lo que evita): furia abierta.
Estructura del deseo: sentirse perfecto.
Trampa o justificación: perfección.
Calificativos: El perfeccionista. El Maestro. El Reformador. El Cruzado. El Moralista. El Organizador.
Fisonomía: porte aristocrático, postura erguida, cabeza en alto, mirada fija. Mandíbula apretada, músculos en tensión, ceño fruncido, dedo acusador. Limpios, pulcros, ropa bien planchada y bien coordinada. Voz modulada.
Famosos: Mahatma Gandi. Ernesto Guevara. Margaret Thatcher. Katherine Hepburn. Nicole Kidman. Jodie Foster.

Análisis Profundo del Eneatipo 1

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 1, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 1

Volver a inicio de Página

6-Eneatipo Dos (2):
El Ayudador


Eneatipo-2
Pintura: Ana Roldán

«Soy cariñoso, servicial y comprensivo. Tengo un don especial para tratar con la gente. Detecto mejor que nadie las necesidades de los demás. Las relaciones son lo más importante para mí. Me encanta ser el amigo «especial» y sentirme necesitado. Puedo ser manipulador. Tengo un «yo» múltiple. No sé decir «no». Me adapto fácilmente a las situaciones y a las personas. Me cuesta trabajo reconocer mis propias necesidades».

Descripción General Eneatipo 2

La pasión del eneatipo 2 es el orgullo, lo que le hace creer que está animado en su servicio por los más altos motivos, haciéndolo todo sin segundas intenciones. En la práctica, le resulta bastante difícil observarse a sí mismo interiormente y percibir su subjetividad. El aparente altruismo de su personalidad es el modo legítimo que tiene de vivir su propio egoísmo. En cierto sentido está convencido de no tener necesidad de los demás, y de que éstos sí necesitan de él.

Manifestación del Orgullo

El orgullo, que impide la capacidad de introspección y la aceptación global, puede manifestarse bajo diversas formas:
  • Hipervaloración: tendencia a sobrevalorar los propios méritos y a creer que puede afrontarse cualquier problema, contando con las propias capacidades para administrar las crisis y acudir en auxilio del prójimo. Existe una gran necesidad de sentirse necesario y/o indispensable en la vida ajena.
  • Hipersensibilidad emotiva: excesiva sensibilidad y ansiedad frente a las críticas o indicios de ser rechazado. Cuando se siente herido, se cierra en sí mismo y se convierte en agresivo. De vez en cuando aparece la envidia, como expresión de su necesidad de mantener dependientes a las personas de su entorno.
  • Hedonismo: búsqueda del placer y de toda clase de gratificaciones, incluidas las culinarias, para compensar la falta de afecto y de ternura.
  • Seducción: empleo de técnicas, verbales o no, para atraer la atención de las personas que despiertan su interés o admiración.
  • Proyección: método recurrente de atribuir a los demás los propios sentimientos y necesidades, como justificación para honrarles mediante el propio servicio y disponibilidad.

Integración del Eneatipo 2

El eneatipo 2 puede lograr su integración practicando la humildad, a través de las siguientes actitudes:
  • Aceptar las propias limitaciones, necesidades y sentimientos.
  • Reconocer que las propias motivaciones, a la hora de ayudar a los demás, están a menudo mezcladas con exigencias personales de fondo.
  • Darse cuenta de que cuando estalla la cólera o el resentimiento, es porque hay necesidades reprimidas o insatisfechas que exigen ser atendidas.
  • Aprender a ser uno mismo, más que esforzarse en complacer a los demás.
  • Quererse a uno mismo, independientemente de la utilidad práctica que uno pueda suponer para el prójimo.
  • Dejarse querer por los demás, sin ceder a la necesidad de comprar o ganarse su afecto con el propio esfuerzo.
  • Alegrarse cuando las personas se hacen independientes y autosuficientes.
  • Encontrar espacios para estar a solas con uno mismo, como oportunidad para la profundización interior.

Posibles Actitudes del Eneatipo 2

Exige aprobación y afecto. Busca ser amado y apreciado, volviéndose indispensable para otras personas. Entregado a satisfacer las necesidades de los demás. Su comportamiento resulta, a menudo, muy manipulador.
Las personas identificadas con el eneatipo 2 poseen una tremenda necesidad de afecto y aprobación. "¿Les pareceré simpático?" Desean ser amados, protegidos y sentirse importantes en la vida de los demás. Durante su infancia, estas personas obtuvieron amor y seguridad, complaciendo las necesidades de los demás. Por ello son muy intuitivas para captar las necesidades ajenas.
La persona orgullosa se siente tan maravillosa que no necesita exhibirse, pero su máxima necesidad es la atención, para lo cual seduce: a cada uno le da lo que quiere. Normalmente prometen más de lo que cumplen. Les atraen las emociones y las caricias, necesitan gente para abrazar y contactar. Es un dar para recibir, un estar en el otro para que le hagan caso.
El eneatipo 2 es un carácter muy femenino, caracterizado a menudo por una demanda y un comportamiento similar al de una "princesita". En su relación amorosa, existe la posibilidad de resultar una "mujer fatal", que curiosamente seduce con total inocencia: "ya sé que soy maravillosa, pero no lo hago queriendo".

Ficha del Eneatipo 2

Pasión: el orgullo y la soberbia.
Centro: sentimiento.
Fijación: halago, adulación.
Visión de sí mismo: «yo ayudo».
Estructura de temor (lo que evita): sentir que necesitan.
Estructura del deseo: sentirse amado.
Trampa o justificación: servicio.
Calificativos: El Ayudador. El Altruista. El Amante. El Complaciente. El Amigo Especial. El Celador.
Hábito:
Hombre: pecho inflado, aspecto orgulloso que denota comprensión y contención.
Mujer: piel de porcelana, formas redondeadas, ojos vivaces.
Ambos dulcemente seductores, sonrientes y agradables. Movimientos corporales abiertos y armónicos. Su estado interno emocional se refleja con gran precisión en su semblante.
Famosos: Madre Teresa. Elvis Presley. Xuxa. Cleopatra. Scarlett O´hara (de la película: "lo que el Viento se Llevó"). Elizabeth Taylor. Jerry Lewis. Alex Forrest (de la película: "Atracción Fatal").

Análisis Profundo del Eneatipo 2

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 2, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 2

Volver a inicio de Página

7-Eneatipo Tres (3):
El Triunfador


Eneatipo-3
Pintura: Ana Roldán

«Soy eficiente, seguro de mí mismo y busco el éxito ante todo. Soy competitivo, adicto al trabajo y tengo mucha energía. Me preocupa dar una buena imagen de mí mismo, de mi familia y de mi trabajo profesional. Soy poco tolerante con la gente ineficiente o lenta. Puedo ser vanidoso y busco el reconocimiento de los demás. Tiendo a reprimir los sentimientos porque pueden entorpecer mi llegada a la meta».

Descripción General del Eneatipo 3

El engaño o la mentira son la pasión del eneatipo 3, buscando el éxito en todo cuanto hace, para lo cual trata de embellecer y manipular la realidad.

El eneatipo 3 recurre a un montón de trucos para enmascarar la verdad o para vender sus propias ideas o productos. Es un maestro en el arte de la manipulación, artimaña que emplea en lugar de honestidad, estando firmemente convencido de que las mentiras son un modo de transmitir la verdad, hasta el punto de admitir como auténtico y verdadero, todo lo que funciona.

Manifestación del Engaño

La tendencia al engaño, más o menos evidente, puede manifestarse de las siguientes actitudes:
  • Orientación al éxito: el eneatipo 3 es instintivo y competitivo por naturaleza, y no le interesan nada más que los resultados. Sabe imprimir la marcha adecuada para avanzar, tanto en el campo profesional como en sus relaciones.
  • El arte de la manipulación: expresado en su instintiva habilidad para suscitar la admiración y el favor de los demás y para exponer sus proyectos de manera convincente a la hora de conseguir cualquier apoyo.
  • Pragmatismo: su filosofía de la vida está orientada a la acción, a posiciones y estrategias concretas. Para el eneatipo 3 es verdadero lo que es práctico y no existen verdades objetivas.
  • Atracción sexual: esta personalidad se sirve de sus especiales aptitudes sociales y comunicativas para despertar la atención y ganarse las simpatías, convencido de que toda conquista afectiva es un nuevo éxito.
  • Ambigüedad: tendencia a vivir de dos maneras distintas. La más visible es la orientada al exterior y está conformada por su apariencia, basada en la imagen y en su adaptación; la segunda guarda relación con el mundo interior y es más genuina, privada y protegida.

Integración del Eneatipo 3

La superación del eneatipo 3 consiste en integrar la virtud de la verdad, que puede cultivar practicando las siguientes actitudes:
  • Ser transparente y jugar con las cartas boca arriba, sin esconderse detrás de la profesión, el cargo o la imagen.
  • Ser consciente de las máscaras y trucos que se emplean para manipular al prójimo o a uno mismo.
  • Prestar más atención a los sentimientos y las necesidades del corazón, sin proyectarse instintivamente en la acción o en los propios proyectos.
  • Saber percibir las diferencias entre la acción y el sentimiento, especialmente en las relaciones interpersonales.
  • Reconocer la discrepancia existente entre la imagen pública que se quiere mostrar y el mundo privado que se desea esconder.
  • No permitir que la eficacia sea el principal criterio para valorar las situaciones y a las personas.
  • Afrontar con humildad el fracaso y aprender a decir "me he equivocado, discúlpame".

Posibles Actitudes del Eneatipo 3

Busca ser querido por su rendimiento y logros. Es muy competitivo y está obsesionado con la imagen de triunfador y con el status comparativo. Es un verdadero maestro de las apariencias, pudiendo aparentar ser más productivos de lo que son en realidad. Confunden su ser real con la identidad del trabajo. El eneatipo 3 evolucionado puede ser un líder efectivo, un buen presentador, un capitán de los equipos vencedores. Fueron niños que recibían premios por sus logros y como eran amados por sus logros, aprendieron a reprimir sus propias emociones y a adquirir el rasgo que les garantizara el amor. La idea era esforzarse mucho para lograr el reconocimiento, asumir posiciones de liderazgo y ganar, siendo muy importante evitar el fracaso.
Aparentan optimismo y bienestar, abandonando sus emociones y trabajando para obtener recompensas externas. El trepador, el ejecutivo, la "superwoman" que a todo llega. Son muy activos y evitan el tiempo libre si no les hace escalar u obtener buenos resultados. Su autoestima depende de cómo sea su rendimiento. Su vida familiar es como de anuncio: "Viajamos juntos, hablamos mucho con los chicos, jugamos a tenis"... A menudo interpretan la imagen profesional requerida. Son competitivos y están apasionados por el éxito, llegando a sentir que sólo son lo que aparentan: una mujer puede identificarse con su bonita forma, su modo de vestir (su máscara). El eneatipo 3 parece muy muy perfecto pero permanece alienado: "no sé quien soy, pero lograré lo que me proponga", "debo ser el mejor para que me tengan en cuenta". Son arrogantes, ambiciosos, entusiastas, enérgicos, dominantes, tipo neutro, controlado, frío en las emociones, de gestos estudiados. Se encuentra mal en soledad, necesita ser admirado. A menudo nunca pierde las formas y sólo muestra su tristeza en un terreno íntimo.

Ficha del Eneatipo 3

Pasión: la vanidad, engaño.
Centro: sentimiento.
Fijación: desasosiego.
Visión de sí mismo: «yo exitoso».
Estructura del temor (lo que evita): fracaso.
Estructura del deseo: tener éxito, ser admirado.
Trampa o justificación: eficiencia.
Calificativos: El Triunfador. El Modelo. El Falso. El Mejor. El Buscador de Estatus. El Motivador. El Comunicador.
Hábito: aspecto firme, espalda erguida, postura estética. A veces muestra una imagen atlética e impecable, vestido para el éxito.
Energético, aparenta confianza en sí mismo. Resulta llamativo y sus actos pueden parecer ensayados, con mirada atractiva pero fría.
Famosos: Silvio Berlusconi. Tom Cruise. Arnold Schwarzenegger. David Copperfield. Sting. Demi Moore. Sharon Stone. Brooke Shields. Cindy Crawford.

Análisis Profundo del Eneatipo 3

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 3, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 3

Volver a inicio de Página

8-Eneatipo Cuatro (4):
El Artista


Eneatipo-4
Pintura: Ana Roldán

«Soy muy sensible, creativo y sincero. Me siento diferente a los demás y me gusta serlo. Disfruto de la intensidad de la vida en una simple conversación, en el amor o en la tristeza. Puedo alcanzar una profundidad de sentimientos superior a cualquiera. Me impacienta la mediocridad y la vida trivial y mundana. Suelo tener la sensación de que siempre falta "algo". Me deprimo fácilmente».

Descripción General del Eneatipo 4

La envidia, pasión del enatipo 4, es un sentimiento provocado por el deseo de tener lo que no está al alcance de uno, nacido desde una percepción de la carencia, de algo o de alguien. Dicho sentimiento puede adoptar una connotación sexual (deseo de mantener relaciones con alguna persona), social (ambición de pertenecer a una clase privilegiada o desempeñar un papel importante), material (la codicia de bienes físicos, casas, vestidos, alimentos...) o intelectual (la atracción por personas cultas, eruditas y estimulantes).

Manifestación de la Envidia

La envidia puede manifestarse a través de las siguientes actitudes:
  • Pobreza de la imagen personal: la envidia parte de una insatisfacción por lo que se es o lo que se tiene, en la que el individuo tiene dificultad para aceptarse y reconciliarse consigo mismo.
  • Competición: el miedo a encontrarse con alguien que podría resultar más atractivo e interesante puede conducir al eneatipo 4 a entablar una competición para no perder la batalla. La pugna puede situarse en el campo de la imagen, del vestido, del estilo de la vida, de las armas de seducción empleadas para conquistar la atención de alguien, etc.
  • Intensidad emotiva: para sentirse vivo y especial, el eneatipo 4 busca todo cuanto es profundo, hermoso y doloroso, rechazando la rutina y la vulgaridad.
  • Maridaje con el sufrimiento: el sufrimiento es un fiel aliado, creando una intensidad de sentimientos, una riqueza de vida, una sensibilidad exacerbada y una mayor profundidad en el encuentro con los demás. A veces, el eneatipo 4 se desposa con el sufrimiento, ensimismándose en el papel de victima o incomprendido.
  • Búsqueda de afecto: la superación del sentimiento de vacío, soledad o abandono, se produce mediante la búsqueda de alguien que lo ame de verdad, pudiendo llegar a convertirse en una persona completamente dependiente.

Integración del Eneatipo 4

La integración del eneatipo 4 puede obtenerse descubriendo el equilibrio y la armonía, mediante la práctica de las siguientes actitudes:
  • Aceptar serenamente la insatisfacción de los propios deseos.
  • Aprender a satisfacerse, sanando la tensión entre la atracción por lo que no hay y la repulsión por lo que hay.
  • Vivir el presente, sin dejarse llevar por la nostalgia del pasado ni buscar compensaciones imaginarias, soñando con un futuro maravilloso.
  • No ceder a la autocomplacencia, sino encauzar las propias energías en acciones constructivas, desarrollando las propias capacidades sociales.
  • Valorar con serenidad y apertura lo que es único y exclusivo y lo que es normal y ordinario, tanto dentro como fuera de uno mismo.
  • Transformar las propias heridas en compasión y comprensión para el sufrimiento ajeno.
  • Recuperar el equilibrio de la propia vida sentimental.
  • Amarse y aceptarse, aprendiendo a ser buena compañía para uno mismo.

Posibles Actitudes del Eneatipo 4

Atraído por lo inaccesible; el ideal nunca está presente en el aquí y ahora. El eneatipo 4 puede resultar trágico, triste, artístico, sensible y original. Suele permanecer concentrado en el amante ausente, en la pérdida de un amigo.
El eneatipo 4 integrado es muy creativo y puede ayudar a mitigar el dolor ajeno; están comprometidos con la belleza y la vida apasionada: nacimiento, sexo, intensidad y muerte. De su infancia, recuerdan el abandono y como resultado sufren de un sentimiento de carencia y de pérdida. Se quedan concentrados en el amor perdido, en el amor imposible. Se deprimen con frecuencia. Algunos lo aceptan de forma fatalista, practicando largos periodos de autoaislamiento; otros luchan contra la depresión a través de una frenética hiperactividad, si bien los hay que pueden profundizar en el lado más oscuro, a través del arte. La melancolía crea una atmósfera de dulce lamento, haciendo que se sientan intensamente vivos en sus cambios emocionales. Se mantienen a una distancia segura, no muy lejos, para que la nostalgia familiar no se convierta en desesperación. A menudo tienen miedo a ser nuevamente abandonados. La manifestación de la envidia, más allá del eneatipo 2 ó el 3, que envidian sobre todo los bienes materiales, está basada en una constante comparación: «aquél tiene algo que a mí me falta». Buscan seres poderosos para emparejarse, gente protectora. Existe la posibilidad de deprimirse suicidamente, como ha venido ocurriendo con multitud de grandes artistas. Son celosos, críticos y mordaces.

Ficha del Eneatipo 4

Pasión: la envidia.
Centro: sentimiento.
Fijación: melancolía.
Visión de sí mismo: «yo, diferente».
Estructura de temor (lo que evita): ordinariez.
Estructura de deseo: sentirse especial.
Trampa o justificación: autenticidad.
Calificativos: El Romántico. El Melancólico. El Especial. La Víctima Trágica. El Individualista. El Esteta.
Hábito: intensos, apremiantes, a menudo elegantes y sofisticados, así como ensimismados.
Con regularidad muestran tez amarillenta, cara de cólico, sonrisa triste, párpados caídos. Los ojos pueden parecer húmedos o tristes. Algunas veces pueden parecer chocantes, descarados o extravagantes.
Famosos: María Callas. Edgar Allan Poe. Janis Joplin. Frida Khalo. Vincent Van Gogh. Oscar Wilde. Chavela Vargas. Prince. Anais Nin. Laurence Olivier. Sylvia Plath. Joaquín Sabina. Alanis Morrissette.

Análisis Profundo del Eneatipo 4

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 4, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 4

Volver a inicio de Página

9-Eneatipo Cinco (5):
El Observador


Eneatipo-5
Pintura: Ana Roldán

«Soy muy independiente, objetivo y analítico. Me apasiona el conocimiento, el pensamiento, el silencio y siempre procuro tener mi propio espacio. Pienso antes de actuar. Las demostraciones de afecto excesivas y la gente ruidosa, me molestan. Me agobian fácilmente las reuniones sociales. Mantengo mis emociones bajo control. Tengo una gran habilidad para aislar mis sentimientos y necesidades, lo que provoca que mi mente sea muy clara».

Descripción General del Eneatipo 5

El eneatipo 5 tiende a retenerlo todo para sí mismo. Así, tras haber construido con esfuerzo su patrimonio intelectual y su mundo personal, no está dispuesto a privarse de lo que posee, o de lo que sabe, por miedo a empobrecerse. La avaricia se manifiesta en distintos contextos: en el ámbito intelectual, como tendencia a no comunicar los propios conocimientos e intuiciones; en el ámbito afectivo, como inclinación a no compartir los sentimientos y a mantenerse emotivamente distante; en el ámbito social, como resistencia a implicarse y a emplear el tiempo en cosas superficiales; en el ámbito material, mediante un apego excesivo a las cosas queridas.

Manifestación de la Avaricia

La avaricia puede manifestarse a través de las siguientes actitudes:
  • Autonomía: necesidad especial de una exclusividad e independencia. El eneatipo 5 posee una gran capacidad de supervivencia y manifiesta un estilo de vida austero.
  • Acumular conocimientos: se distingue por la predilección de ampliar su patrimonio intelectual, mediante la reflexión y la discusión, incluso acerca de conceptos abstractos, así como la lectura de temas que le resultan interesantes y estimulantes.
  • Distanciamiento emotivo: tendencia que se advierte en su limitado nivel de autoconciencia emotiva, en la sensación de vulnerabilidad, en la relación con otras personas al nivel de los sentimientos, así como en el miedo a la implicación afectiva y al consiguiente peligro de dependencia.
  • Huida de los compromisos: el eneatipo 5 se siente incómodo a la hora de asumir compromisos a largo plazo, porque podrían privarle de la necesaria libertad e independencia. Puede negarse al matrimonio porque el nacimiento de hijos le exigiría emplear un tiempo y unas energías que no está dispuesto a sustraer de otras esferas vitales de su existencia.
  • Dejarlo para más tarde: prefiere observar, pensar a actuar, y tiende a diferir la acción y a renunciar al propio protagonismo.

Integración del Eneatipo 5

La integración del eneatipo 5 consiste en cultivar la virtud del desinterés, mediante la práctica de las siguientes actitudes:
  • Compartir los propios conocimientos sin temor a empobrecerse.
  • No dar por supuesto que el modo de pensar propio es superior al de los demás, sino ser consciente de que hay diversos tipos de inteligencia.
  • Tomar la iniciativa de revelar los propios sentimientos para establecer relaciones de intimidad.
  • Implicarse en la acción y con los demás, a fin de disminuir el propio aislamiento.
  • Esforzarse por trabajar en equipo, sin limitarse a confiar en los propios recursos.
  • Dejar que la vida sea maestra, mejor que depender de los propios esquemas mentales de referencia.
  • Mantenerse en contacto con la propia corporeidad y encauzar las energías hacia la acción.

Posibles Actitudes del Eneatipo 5

El eneatipo 5 mantiene un distanciamiento emocional con respecto a los demás. Protege su privacidad, no conectándose. Se siente agobiado por los compromisos y las necesidades de los demás. Se aísla de los sentimientos, de las personas y de las cosas.
El eneatipo 5 integrado puede poseer un excelente poder de decisión, siendo grandes intelectuales.
Son personas tímidas, cerradas e introvertidas. Les gusta vivir aislados o solos, lejos de las tensiones emocionales. A menudo desconectan el teléfono y permanecen apartados en los grupos.
De niños se sintieron invadidos, por lo que guardan su espacio y su privacidad. El mundo exterior es percibido como invasivo y peligroso, así que se conforman con lo poco que tienen antes de arriesgarse a salir de casa. Y lo que tienen es una gran imaginación y una enorme capacidad de pensamiento. Encontrarán diversas formas de evitar el contacto. Viven su propia vida como espectadores, intentando no involucrarse. Sienten una gran necesidad de afecto y normalmente buscan a una persona especial que llene sus vidas, aunque se ven paralizados para acercarse, por lo que viven desconectados de sus emociones, creando un enlace mental con el mundo. Son los sabios solitarios.
Avaricia de Tiempo o de energía (no sólo de dinero). Es un cerrarse para no dar. "Si doy lo poco que tengo, me quedo sin nada". Se cansa de la vida social pero en su retiro goza de cada relación mediante el recuerdo. Se siente carente, retiene lo que posee. Su modo de agredir consiste en retirar el cariño: prefiere estar libre de obligaciones, huyendo del compromiso. Habitualmente sólo confía en sí mismo. Se guardan lo que sienten y no lloran fácilmente. Tienen problemas sociales de comportamiento. Se amuralla para evitar ser invadido. Sin movimiento, como catatónicos. Desconecta del otro a través del desconectar de sí mismo. Mantienen un orden intelectual. Es inaccesible. Se siente atrapado por todo.

Ficha del Eneatipo 5

Pasión: la avaricia.
Centro: pensamiento.
Fijación: mezquindad.
Visión de sí mismo: «yo sé más».
Estructura de temor (lo que evita): vacío.
Estructura de deseo: sentirse lleno, saberlo todo.
Trampa o justificación: saberlo todo.
Calificativos: El Pensador. El Innovador. El Especialista. El Radical. El Experto. El Observador.
Hábito: postura como colgada de un gancho, indiferentes, pálidos, poco vitales. Parecen contenidos y controlados, con un lenguaje corporal poco expresivo. A menudo desproporcionados, de caminar lento, mirada perdida.
Famosos: Marie Curie. Albert Einstein. Agatha Christie. David Lynch. Thelonious Monk. Isaac Asimov. Friedrich Nietzsche. Stephen King. Tim Burton. Jeremy Irons. Sinead O´Connor.

Análisis Profundo del Eneatipo 5

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 5, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 5

Volver a inicio de Página

10-Eneatipo Seis (6):
El Escéptico


Eneatipo-6
Pintura: Ana Roldán

«Soy muy responsable, trabajador, leal y fiel. Tengo una mente inquisitiva y vigilante. Dudo antes de tomar una decisión. Tiendo a preocuparme por todo. Suelo terminar lo que me propongo. Lo más importante, para mí, es mi seguridad y la de los míos. Soy directo y asertivo. Cuestiono la autoridad y desconfío de alguien que me alaba mucho. Pienso: ¿qué querrá de mí?»

Descripción General del Eneatipo 6

La pasión del eneatipo 6 es el miedo, un sentimiento que surge cuando se prevé una amenaza, que puede ser debida tanto a causas externas como internas. La amenaza o la sensación de peligro puede ser real o imaginaria y guarda relación con realidades presentes o futuras. El eneatipo 6 es un especialista en idear escenarios catastróficos, prisionero de sus propias trampas mentales.
Los miedos que le torturan tienen diversos nombres: miedo al cambio, miedo a equivocarse, miedo a lo desconocido, miedo a la soledad, miedo a la critica, a la hostilidad, al engaño o a la traición. Frente a estos miedos, encuentra seguridad y refugio en la autoridad externa y en aquellas instituciones que representan puntos firmes de referencia para su acción.

Manifestaciones del Miedo

El miedo del eneatipo 6 puede manifestarse a través de las siguientes actitudes:
  • Incertidumbre crónica: la persona vacila, no porque esté confuso acerca de las tareas que debe realizar, sino porque cuestiona sus propias capacidades. A menudo carecen de confianza personal, dudando de sí mismos y vacilando a la hora de tomar decisiones, presentando una tendencia a recopilar de continuo información actual para no correr el riesgo de equivocarse.
  • Dependencia: la recuperación de la seguridad personal se produce a través de la fiel observancia de las reglas y normas, así como de la obediencia a la autoridad, mientras que las situaciones no estructuradas provocan ansiedad.
  • Sospecha: no se fían fácilmente de las personas y tiende a dudar de las intenciones ajenas. Prestan especial atención a los mensajes verbales y no verbales o significados ocultos, desconfiando y criticando a quien transgrede, permaneciendo atento para prevenir los eventuales peligros.
  • Intolerancia ante la ambigüedad: el eneatipo 6 tiene una innata necesidad de claridad, de llamar a las cosas por su nombre y es por ello que no soporta la idea de la ambigüedad, por lo que puede mostrarse rígido e inflexible frente a aspectos o interpretaciones de la verdad que no coinciden con la suya propia, o que le resultan dudosas y ambivalentes.
  • Búsqueda de amistad: evita el peligro de ser rechazado, promoviendo una imagen positiva de sí mismo a través de la hospitalidad, la afabilidad y la amabilidad, a veces pecando de obsequioso o de una exagerada lealtad.
  • Temeroso: obediente, repleto de dudas. El pensar sustituye al hacer, por temor de ser atacado al exponerse. Es leal a las causas, vacila, se siente perseguido y se rinde cuando le acorralan, enfrentando su terror de un modo muy agresivo.

Integración del Eneatipo 6

La integración del eneatipo 6 puede lograrse desarrollando la virtud del valor, practicando las siguientes actitudes:
  • Consolidar la propia autoridad interior.
  • Aprender a correr riesgos y a tomar decisiones para ganar la propia confianza.
  • Crecer más en los valores de fondo que en las normas o instituciones.
  • Privilegiar la acción, en lugar de obsesionarse con elucubraciones mentales teñidas de miedos y peligros, a menudo imaginarios.
  • Responsabilizarse de las propias opciones y acciones, sin esconderse detrás de la autoridad.
  • Expresar con claridad las propias ideas, sin dejarse llevar por el miedo o por la duda frente a posibles reacciones o críticas.
  • Promover la propia autonomía e independencia, tomando decisiones en sintonía con los propios valores, a pesar del contraste con el parecer ajeno.
  • Ser audaces: perder el miedo a sobreponerse.

Posibles Actitudes del Eneatipo 6

El eneatipo 6 integrado puede ser un excelente miembros de un equipo, un soldado leal y un buen amigo. Trabajan en una causa del mismo modo que otros trabajan para su beneficio personal. De jóvenes, recuerdan haber temido a las personas que tenían poder sobre ellos y haber sido incapaces de actuar por sí mismos. Para aliviar esta inseguridad tratan de encontrar una figura protectora y sólida, o ir en contra de la autoridad. Brindan lealtad a una institución protectora como la Iglesia, una empresa, etc. Son leales, encontrando en el grupo su identidad y seguridad. La duda, su incapacidad para decidir, guarda relación con su miedo al castigo. Su vacilación deriva de dicha inseguridad. Son paranoicos, se sienten vigilados. Son bastante tímidos, aunque depende del subtipo. Su actitud agresiva pone de manifiesto su lucha contra el miedo. Son peloteros: obedientes con los de arriba, autoritarios con los de abajo. Necesita apoyarse en otro, buscando alianzas por temor a su propia indefensión. Marcada tendencia a controlar, sin permitirse el instinto o la intuición. Los eneatipos 6 masculinos tuvieron problemas con su padre. Presentan un nivel muy alto de culpabilidad. Una vez tomada una decisión, aún continúan con la duda. El eneatipo 6 subtipo sexual (seis fuerza) necesita demostrar su poder en cualquier situación, para prever que alguien se vuelva en su contra, a causa del miedo.

Ficha del Eneatipo 6

Pasión: la cobardía.
Centro: pensamiento.
Fijación: duda.
Visión de sí mismo: «yo obedezco».
Estructura de temor (lo que evita): transgresión.
Estructura de deseo: sentirse seguro.
Trampa o justificación: seguridad.
Calificativos: El Escéptico. El Guardián. El Apagafuegos. El Leal. El Miedoso. El Incondicional. El Tradicionalista.
Hábito: Espalda ancha, cuello corto y fuerte, cuerpo estético, bien formado.
A veces defensivos, con una mirada nerviosa e intermitente, o desafiantes, sosteniendo la mirada. Otras veces con una mirada amable y divertida. Ojos vivaces, con chispa y que pueden cambiar de tonalidad según el estado interno. Movimiento corporal constante, nerviosos, gesticuladores.
Famosos: Woody Allen. Adolf Hitler. Jean Claude Van Damme. Steven Seagal. Lee Harvey Oswald. Chuck Norris. Julia Roberts.

Análisis Profundo del Eneatipo 6

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 6, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 6

Volver a inicio de Página

11-Eneatipo Siete (7):
El Entusiasta


Eneatipo-7
Pintura: Ana Roldán

«Soy simpático, encantador, relajado y soñador. Puedo ser desorganizado e indisciplinado. Soy práctico pero a veces quiero abarcar tanto, que no profundizo en las cosas. Tiendo a ver el lado bueno de la vida. Soy idealista, pienso que basta la buena voluntad para resolver los problemas del mundo. Me gusta sentirme libre e independiente y suelo aplazar o ignorar las tareas desagradables».

Descripción General del Eneatipo 7

El eneatipo 7 practica la destemplanza. Pero no se trata tan sólo de una avidez limitada a los pecados de la gula, sino de una inclinación general al exceso y a la inmoderación.
El peligro está en idolatrar el placer, especialmente presente en la sociedad actual del bienestar, que alimenta la cultura de la gratificación y de la satisfacción inmediata de deseos y apetitos diversos. La destemplanza puede expresarse, a nivel cultural, como la necesidad de asistir a cursos, vivir nuevas experiencias, hacer viajes, etc. A nivel físico, como una necesidad de satisfacer al cuerpo con los placeres de la cocina, y del sexo. A nivel social, como la exigencia de establecer nuevos contactos, conocer otras personas y vivir nuevas e interesantes aventuras. Si el eneatipo 4 muestra una tendencia a fijarse en sus carencias, el eneatipo 7 considera que nunca ha experimentado lo suficiente.

Manifestación de la Gula

La pasión de la gula, entendida como una tendencia a excederse, puede asumir las siguientes actitudes:
  • Permisivismo: orientación instintiva a satisfacer las propias necesidades, concediéndose la libertad de obrar de acuerdo con el deseo del momento.
  • Narcisismo: amor desmesurado a uno mismo, que puede traducirse en el exhibicionismo y el protagonismo, o en la necesidad de aparecer como superior a los demás, intelectual o socialmente.
  • Seducción: valiéndose de su encanto social, resulta agradable, ganándose la benevolencia, el apoyo y la admiración ajena.
  • Falta de perseverancia: el entusiasmo demostrado ante los estímulos y las novedades se traduce en un abandono frente a las dificultades. El eneatipo 7 escurre a menudo el bulto cuando hay que sacrificarse.
  • Rebelión: actitud de oposición a la autoridad, especialmente cuando ésta puede turbar su optimismo o ejercer algún tipo de control sobre su libertad e imaginación.

Integración del Eneatipo 7

La integración del eneatipo 7 consiste en interiorizar la virtud de la sobriedad, que puede cultivarse a través de las siguientes actitudes:
  • Valorar cada momento con todo lo bueno y creativo que puede ofrecer.
  • Llevar adelante los compromisos adquiridos sin buscar evasiones, distracciones o cambios.
  • Escuchar al que sufre sin necesidad de pintar las cosas de color de rosa.
  • Aprender a discernir prudentemente las prioridades, sin dejarse llevar por el impulso del momento.
  • No imponer el propio ritmo ni el propio humor a los demás, sino saber adaptarse a las circunstancias y a las personas.
  • Amar y celebrar la vida en su aspecto gozoso, pero no a expensas del lado oscuro de la existencia.
  • Aceptar la enfermedad y las cruces cotidianas como una aportación a la propia maduración, humana y espiritual.
  • Experimentar el silencio y la reflexión como ocasiones para acceder a lo profundo de las cosas y no quedarse en la superficie.

Posibles Actitudes del Eneatipo 7

El eneatipo 7 es locuaz, seductor, y busca el placer evitando el dolor. Habitualmente disfruta de la gastronomía. Es simpático, aventurero pero evasivo del compromiso y de los límites. Abierto, resulta un compañero muy divertido que no termina lo que empieza, confeccionando planes que no ejecuta. Normalmente vende su proyecto pero embauca a otros para que lo lleven a cabo.
El eneatipo 7 integrado puede ser buen teórico: renacentista, elegante y amable.
En su infancia, el eneatipo 7 eludió el miedo, escapando a través de las infinitas posibilidades de la imaginación. Suele existir la figura de un padre al que se reveló. El eneatipo 7 se acerca a las personas para tratar de atraerlas y desarmarlas con su encanto. Son adictos a la planificación y a la diversión. Habitualmente confunden los proyectos con la realidad: es un soñador, un fantasioso. No tienen límites y sienten que la vida tampoco los tiene. Constantemente presentan una ansia de satisfacción, una búsqueda del placer para huír del dolor. Son complacientes, con una capacidad verbal extrema, auténticos charlatanes. Vendedor, un embaucador, un tramposo, un encantador con poder de persuasión. Para ellos, la vida es como un juego. Son bastante payasos y les importa mucho la popularidad. Utilizan la astucia. Son generosos pero nunca renuncian a nada. Tipo gozador, dulce, narcisista. Posee gustos exquisitos y una atracción por las experiencias cumbre. Rehusa el compromiso, o si lo hace no suele cumplir, y aunque parece poco fiable suele ser muy responsable en el trabajo y lo lleva a cabo con gusto. Es optimista y siempre vislumbra futuras posibilidades de obtener éxito.

Ficha del Eneatipo 7

Pasión: la gula.
Centro: pensamiento.
Fijación: planificación.
Visión de sí mismo: «yo divierto».
Estructura de temor (lo que evitan): dolor.
Estructura de deseo: sentirse feliz.
Trampa o justificación: positivismo.
Calificativos: El Escapista. El Epicúreo. El Multitareas. El Estimulador. El Entusiasta. El Entendido. El Niño Prodigio. Hábito: sonrientes y radiantes, informales, energéticos, sonrisa amplia, nariz larga y /o respingada. En algunas ocasiones su forma de vestir denota su singularidad. Semblante muy animado. Al hablar suelen hacer muchos gestos con las manos. Se distraen fácilmente. Famosos: Groucho Marx. Chuck Berry. Robin Williams. Bette Midler. Eddie Murphy. Jim Carrey. Mozart.

Análisis Profundo del Eneatipo 7

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 7, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 7

Volver a inicio de Página

12-Eneatipo Ocho (8):
El Protector


Eneatipo-8
Pintura: Ana Roldán

«Soy dominante, me gusta practicar el control y sentirme poderoso. Soy seguro de mí mismo, asertivo y directo. Me gusta imponerme. Detecto fácilmente la falsedad y la fortaleza fingida. No soy nada diplomático. Soy un líder natural. Hago que las cosas ocurran. Detesto que alguien intente controlarme. Respeto a los fuertes, me gusta la confrontación. Soy espléndido y muy generoso con los que son mis amigos. Soy muy competitivo».

Descripción General del Eneatipo 8

La pasión del eneatipo 8 es la arrogancia y/o la lujuria. Ambas tendencias nacen de la pasionalidad y del exceso. La lujuria es el deseo vehemente de placeres carnales, entretanto la arrogancia es la pretensión de estar en la verdad, imponerla a los demás o afirmarla sin amor.

Manifestaciones de la Lujuria

La arrogancia y la lujuria, como expresión de poder, pueden manifestarse a través de las siguientes actitudes:
  • Control: exigencia de dominar las situaciones, vencer en una competición, imponerse en un enfrentamiento directo, hacer respetar el propio espacio y las propias opiniones.
  • Predominio de la acción: la identidad de esta personalidad esta vinculada a la acción y a los resultados concretos, con el peligro de descuidar o infravalorar la importancia de los sentimientos en las relaciones.
  • Sarcasmo: recurriendo a actitudes punitivas para hacer valer su superioridad: sarcasmo, ironía, intimidación y humillación.
  • Contestación: frente a las fuerzas que obstaculizan su voluntad y sus convicciones, puede oponer resistencia al rechazar la colaboración, provocando el conflicto, denunciando la injusticia y asumiendo una actitud de rebelde.
  • Intensidad: la determinación y la aparente seguridad del eneatipo 8 puede significar una falta de sensibilidad a su propio mundo afectivo, dándose una inclinación a enmascarar su vulnerabilidad y falta de respeto con la dignidad y el valor del prójimo.

Integración del Eneatipo 8

La integración del eneatipo 8 pasa por interiorizar la virtud de la sencillez, que puede ser lograda a través de las siguientes actitudes:
  • Dejar que el niño que todos llevamos dentro se manifieste y pueda expresarse.
  • Aprender a ser queridos y no temidos por los demás.
  • Hacerse más capaces de expresar el aspecto tierno y vulnerable de la propia naturaleza.
  • Ser más atentos y sensibles a los sentimientos propios y ajenos, sin tratar de negarlos o esconderlos.
  • Convencerse de que nadie es auto suficiente y de que una sana dependencia de los demás es una buena señal de humanidad y madurez.;
  • Reconocer que cada cual tiene su verdad para ofrecer y no pretender imponer la propia.
  • Aprender a adaptarse a las personas y a las situaciones, sin pretender ejercer el control sobre todo.
  • Ser pacientes con el prójimo, reprimiendo el impulso da formular juicios apresurados y sumarios sobre las personas.

Posibles Actitudes del Eneatipo 8

El eneatipo 8 se siente obligado a ejercer el control. Continuamente hace demostraciones de fuerza, y le encantan las luchas de poder y los enfrentamientos. Puede presentar una forma de vida excesiva: demasiadas cosas, sexo, trasnochador, ruidoso. Da la cara por sí mismo y por sus amigos y es combativo y extremadamente protector con quien quiere.
Cuando el eneatipo 8 está integrado es un excelente líder, poderoso. Tratan de proteger a sus amistades de cualquier peligro.
Las personas pertenecientes al eneatipo 8 describen una infancia combativa, donde los fuertes eran los respetados y los débiles no. La sólida coraza del eneatipo 8 protege el corazón de un niño dependiente, prematuramente expuesto a circunstancias adversas. Para protegerse, captan de inmediato las intenciones negativas de los demás. Encuentran su identidad como justicieros, enorgulleciéndose de su deseo de defender a los débiles. Su asunto principal es saber quién tiene el poder para ejercer su propio poder sobre la situación y mantener el control. Si se encuentran en una posición subordinada, minimizarán el hecho de que la autoridad posea el control sobre su comportamiento y abusarán de los límites y de la interpretación de las reglas, hasta tener claro cuáles serán las consecuencias. El eneatipo 8 considera que la verdad siempre surge durante una riña, no permitiendo que se cuestione su propia opinión. En lugar de buscar alianzas o acuerdos, su estrategia es la total usurpación del poder. El modo de liberar la sobrecarga su energía consiste en excederse, creando problemas, interfiriendo en la vida de sus amistades; excediéndose con la comida, el sexo o las sustancias.
Intensidad sin medida. Rebeldía. No sienten culpa ni miedo. Primitivos, pero sin rencor, pena o vergüenza. Posesivos, celosos, agresivos y competitivos. Llevan la verdad hasta el escándalo. Su gusto parece orientado hacia los peligros, resultando temerarios. El eneatipo 8 puede negar las normas sociales, y padece de una intolerancia a la frustración. Su instinto es la acción sin dilación. Nunca pide por no arriesgarse a la negativa: lo arrebata. Son atropelladores; rechazan la autoridad, rompiendo con todo obstáculo que impida realizar sus deseos. No acuden a los psiquiatras.

Ficha del Eneatipo 8

Pasión: la lujuria.
Centro: instintivo.
Fijación: venganza.
Visión de sí mismo: «Yo puedo».
Estructura de temor (lo que evita): debilidad.
Estructura de deseo: sentirse fuerte y salvador.
Trampa o justificación: justicia.
Calificativos: El Protector. El Desafiador. El Mandón. El Líder. El Proveedor. La Roca. El Empresario. El Inconformista. Hábito: poseen una presencia física imponente. Mirada dura y penetrante, impetuosos, dominantes. Voz firme y que saben modular para conseguir el máximo efecto.
Notable fuerza física. Emplean un rotundo lenguaje no verbal.
Famosos: Frank Sinatra. Telly Savalas. José Alfredo Jiménez. Gerónimo. Diego Rivera. Johnny Cash. Muhammed Alí. Indira Gandhi.

Análisis Profundo del Eneatipo 8

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 8, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 8

Volver a inicio de Página

13-Eneatipo Nueve (9):
El Mediador


Eneatipo-9
Pintura: Ana Roldán

«Soy pacifista, ecuánime y conformista. Evito los conflictos y estoy dispuesto a transigir con los demás para mantener la paz. Soy paciente. Es difícil que explote; sin embargo, cuando me canso de ceder, la decisión tomada es para siempre. Tiendo a minimizar los problemas y me distraigo con cosas triviales. A menudo me olvido de mí mismo. Aplazo las tareas importantes o aquello que me exige una gran inversión de energía. Soy poco disciplinado y puedo ser muy necio».

Descripción General del Eneatipo 9

La pasión del eneatipo 9 es la pereza, el peligro de abandonarse a la inactividad y dejar para mañana lo que debiera hacerse hoy, dejándose influir por el humor del momento o por las decisiones ajenas. Los errores que normalmente comete el eneatipo 9 guardan relación con la "omisión", y tienen que ver con todo aquello que no se han hecho, oportunidades perdidas y cualidades reprimidas que se han mantenido ocultas. Normalmente en eneatipo 9 prefiere dejar las decisiones en manos de otros, evitando los conflictos y no afrontando los problemas.

Manifestación de la Pereza

La pereza puede asumir las siguientes actitudes:
  • Resistencia al cambio: predilección por las cosas habituales y rutinarias; agresividad pasiva, tendencia a la resignación.
  • Olvido de sí mismo: dificultades para la introspección y consciencia de las propias necesidades, renunciando a los deseos propios para responder a las expectativas ajenas. Existe una marcada tendencia a desacreditarse, necesitando pasar inadvertidos.
  • Compensación: tendencia a colmar la inercia mediante actividades compensatorias, como la dependencia del alcohol, la comida, la televisión, la lectura o un hobbie. El eneatipo 9 trata de narcotizarse para no enfrentar las situaciones difíciles.
  • Distracción: inclinación a despilfarrar energías en los intereses del momento, sin objetivos de fondo hacia los que orientar el propio esfuerzo.
  • Intensidad a través de las pertenencias: la imagen que tiene el eneatipo 9 de sí mismo está mediatizada por su contexto de pertenencia: la familia, el ambiente de trabajo o el grupo de amistades, que contribuyen a definir las funciones y la identidad. Por encima de todo, parece orientarse hacia la búsqueda de una fusión con su pareja, compensando así su débil identidad personal.

Integración del Eneatipo 9

La integración del eneatipo 9 está vinculada a la capacidad de desarrollo de la virtud de la diligencia, que puede ser lograda a través de las siguientes actitudes:
  • Asumir la responsabilidad por los dones recibidos, implicándose en la vida y con los demás.
  • Encender el fuego interior de la motivación y apretar algo más el acelerador.
  • Afirmar el propio valor y la dignidad, consciente de que no es posible amar al prójimo sin amarse a uno mismo.
  • Desarrollar la pasión por la vida, sacando a la luz las propias energías y capacidades.
  • Expresar las opiniones propias y afrontar de manera constructiva los conflictos y las diferencias, evitando hacer creer a toda costa que todo es paz y armonía.
  • Establecer limites y plazos en la realización de los proyectos, sin perderse en infinitas distracciones o cosas no esenciales.
  • Aprender a centrar la atención tomando la iniciativa, estableciendo prioridades y tomando decisiones.

Posibles Actitudes del Eneatipo 9

Obsesivamente ambivalente, el eneatipo 9 contempla todos los puntos de vista. Conoce las necesidades de los demás mejor que las suyas propias. El eneatipo 9 es una persona muy agradable, que manifiesta su ira de forma indirecta. El eneatipo 9 integrado puede ser un excelente pacifista, consejero y negociador. Fueron niños que se sintieron ignorados durante su infancia; no se sentían escuchados y las necesidades de los demás eran más importantes que las suyas propias. Se adormecieron, olvidando sus verdaderos deseos, procurándose pequeñas comodidades y sustitutos para el amor. Aprendieron a anestesiarse y a olvidarse de sí mismos, al darse cuenta de que sus prioridades probablemente no serían consideradas. Habitualmente pierden el contacto con lo que desean lograr, fusionándose con los deseos ajenos. Tienen dificultad para decir "no" y al entablar una relación ni siquiera se han preguntado acerca de su propia necesidad, sino de la ajena. El eneatipo 9 se encarga de mantener la paz, mediando, permaneciendo de acuerdo con el prójimo. No discuten, asumiendo con facilidad otras opiniones. Son lentos, se pierden en los detalles y a menudo dan rodeos. No llegan al grano de la cuestión. Sin embargo, toda su tolerancia almacena en su interior un volcán de rabia a punto de estallar. Contienen su ira pero la expresan como una terquedad o una especie de agresión pasiva. Es un adormecimiento psíquico, no quieren ver ni trabajarse. Pereza de ser, de sentir su interior, pereza a la intensidad. Su depresión es resignada. Padecen de un excesivo conformismo. Sin embargo y a pesar de su baja autoestima, al contrario que otros eneatipos, el enetipo 9 es a menudo una persona más feliz que otros, con un aspecto sano, tal que un campesino satisfecho (Sancho Panza). Ocultan la realidad para no enfrentar el dolor: "la vida es simple, no sé por qué la gente se complica tanto...". El eneatipo 9 no reconoce sus carencias; ni siquiera se da cuenta que sufre, está narcotizado. Su modo de evasión consiste a menudo en realizar cualquier cosa inútil. Aparenta no tener problemas, adoptando valores del entorno, si bien va experimentando un empobrecimiento.

Ficha del Eneatipo 9

Pasión: la pereza, acidia.
Centro: instintivo.
Fijación: indolencia.
Visión de sí mismo: «yo en paz».
Estructura de temor (lo que evita): conflicto.
Estructura de deseo: sentirse en paz.
Trampa o justificación: tranquilidad.
Calificativos: El Mediador. El Sanador. El Optimista. El Pacificador. El Reconciliador. El Utópico. El Consolador. El Nadie Especial.
Hábito: cómodos y relajados. Cuerpo de pera, aspecto lento, confortable, hogareño, desaliñado. Cuerpo ancho, manos grandes, mirada tranquila. Suelen mostrarse más animados en su semblante que en el resto del cuerpo.
Famosos: Ingrid Berman. Bridget Jones. Dalai Lama. Nelson Mandela. Sancho Panza. John Goodman.

Análisis Profundo del Eneatipo 9

Puedes acceder a un análisis mucho más profundo del eneatipo 9, a través del siguiente enlace:

Análisis del Eneatipo 9

Volver a inicio de Página

14-Las Triadas del Eneagrama


La organización del Eneagrama conforma tres triadas o grupos conformados, cada uno de ellos, por tres eneatipos que comparten puntos de vista generales y hábitos emocionales. Dicha organización básica se fundamenta en los tres componentes básicos de la psique humana: instinto, pensamiento y sentimiento. Así, nuestra personalidad queda determinada e influenciada principalmente por uno de estos tres componentes.

Eneatipos 8, 9 y 1: triada instintiva o visceral (epileptoide).
Eneatipos 2, 3 y 4: triada emocional o del sentimiento (histeroide).
Eneatipos 5, 6 y 7: triada del pensamiento o intelectual (esquizoide).
Es muy importante aclarar nuestra tendencia de acuerdo a las triadas, pues éstas resultan esclarecedoras para conocer dónde se encuentra nuestro principal desequilibrio, las defensas del ego y el modo principal en que contraemos nuestra percepción consciente y nos limitamos con ella.
Las tres triadas del eneagrama se encuentran organizadas alrededor de tres necesidades básicas: necesidad de autonomía (triada instintiva), necesidad de relación (triada emocional) y necesidad de seguridad y orientación (triada del pensamiento).

Necesidad de autonomía (triada instintiva): implica poseer una clara sensación del "yo", autoafirmarse e imponerse. Defenderse de ataques del «territorio propio», impulsos vitales de movimiento. Responder espontáneamente con reacciones instintivas desde «la tripa» ante situaciones exteriores. «¿Quién soy yo y quién eres tú?», «¿Qué espacio me corresponde a mí y cuál a ti?».

La triada visceral o instintiva distorsiona especialmente su necesidad básica, creando un problema básico relacionado con el control, la autonomía y el sentimiento de la ira (este último como una distorsión de la emoción básica de la rabia, sana o natural).

Necesidad de relación, reconocimiento y amor (triada emocional): implica sentirse querido y querer, abarcando todo lo relacionado con las relaciones, desde un punto de vista emocional.

La triada emocional o del sentimiento distorsiona especialmente su necesidad básica, creando un problema relacionado con la autoestima, el dolor, el miedo al rechazo, la vergüenza, la vanidad y la necesidad de obtener reconocimiento y atención (vergüenza y vanidad como distorsión de la emoción básica de la tristeza, sana o natural).

Necesidad de seguridad y orientación (triada del pensamiento): implica la necesidad de sentirse seguro a través de una explicación o razonamiento mental, teniendo una perspectiva de lo que pueda ocurrir y dando importancia a la claridad y confianza. «¿Dónde estoy realmente?». «¿Es éste un lugar seguro para mí?».

La triada mental o intelectual distorsiona especialmente su necesidad básica, convirtiéndola en una necesidad de explicaciones y lógicas mentales, racionalidad, prevención y unas perspectivas de futuro y entendimiento. Ansiedad es el sentimiento como distorsión de la emoción básica del miedo, sano o natural.

Independientemente de nuestro eneatipo dominante, todos tenemos dichas necesidades básicas, por lo que incluimos y relacionamos los tres componentes, obteniendo con ello un equilibrio en el que radica nuestra salud mental y emocional. Así, dependiendo de cuál sea nuestro eneatipo dominante o patrón básico de personalidad, la tendencia es a distorsionar una de estas necesidades básicas, adquiriendo ciertas estrategias mentales y emocionales para lograr compensarla, en función de la triada a la que pertenezca nuestro eneatipo dominante.

La triada visceral es instintiva, enérgica, de pensamientos más polarizados (todo o nada, blanco o negro, conmigo o contra mí, etc.) y resistencia e intento de control sobre el entorno. Desean su propio territorio y un sólido sentido de sí mismo.

Por supuesto, cada uno de los eneatipos se enfrenta de un modo diferente a su necesidad básica:

Eneatipo 9: la bloquea (anula sus propios impulsos, fundiéndose con el entorno y los demás).

Eneatipo 8: la hiper desarrolla (energía visceral) tomando el mando exageradamente.

Eneatipo 1: la desvía (deriva la agresividad hacia sí mismo, convirtiéndose en su propio juez).

La triada emocional padece de problemas de autoestima y valoración, confundiendo el «ser» con el «parecer». Habitualmente tienen problemas de imagen y de identidad. Desean amor y atención.

Cada eneatipo emocional se enfrenta a la necesidad básica de relación y reconocimiento mediante una estrategia diferente:

Eneatipo 3: la bloquea (anula su propio corazón y sus sentimientos, hasta el punto de confundirlos con los roles que interpreta).

Eneatipo 2: la hiper desarrolla (la necesidad básica del propio corazón invade demasiado el mundo externo y necesita ser amado por su generosidad y complacencia).

Eneatipo 4: la desvía (deriva la energía del corazón dirigida a los demás hacia sí mismo, dándole vueltas a su ego, en un intento de encontrar su identidad y comprensión).

La triada mental, en su búsqueda de seguridad, orientación y explicación mental, se sirve de elucubraciones, previsiones, planificaciones y una estimulación mental. Existe una desconfianza y un cuestionamiento (especialmente de la autoridad). Ansiedad y velocidad mental. Las estrategias para cada eneatipo de la triada son:

Eneatipo 6: la bloquea (la función mental que proporciona la verdadera seguridad y claridad de mente, apareciendo un «ruido mental»).

Eneatipo 5: la hiper desarrolla (todo lo mental invade exageradamente su mundo interno, bloqueando el corazón y las emociones).

Eneatipo 7: la desvía (todo su pensamiento va dirigido a una auto estimulación positiva, mental y gratificante. Planes y más planes).

Volver a inicio de Página

15-Integración y Desintegración
en el Eneagrama


Los números del Eneagrama están conectados a través de una secuencia especifica, psicológicamente significativa. Así, las líneas que enlazan los diferentes eneatipos poseen una dirección de integración, relativa a la salud y a la auto realización, así como una dirección de desintegración, relativa a la enfermedad y la neurosis.

Dirección de Desintegración

Como ejemplo orientativo, el eneatipo 1 posee una dirección de desintegración, según la cual el individuo va a tender a comportarse cuando esté influenciado por el estrés. La dirección de integración, por el contrario, es la tendencia de comportamiento en estado de relajación.

La dirección de desintegración del eneatipo 1 lo conduce hasta el eneatipo 4, comportamiento que tenderá a practicar al encontrarse influenciado bajo circunstancias adversas. Asimismo, la salida de relajación del eneatipo 1 lo conduce hasta el eneatipo 7, comportamiento que muestra en un estado de relajación. Podemos decir, por tanto, que cada eneatipo tiene una salida «mala» y otra «buena», mostradas a través de las direcciones de desintegración e integración, respectivamente.


Dirección de integración

Volver a inicio de Página

16-El Ala de los Eneatipos


Cada eneatipo o carácter básico representado mediante un número se encuentra situado delante y detrás de otros dos eneatipos, denominados alas. Como ejemplo orientativo para un eneatipo 4, las personalidades básicas o números más próximos son el eneatipo 3 y el eneatipo 5. Hay personas fácilmente identificables mediante una personalidad básica o eneatipo concreto; asimismo, existen personas identificadas mediante un eneatipo concreto, cuya personalidad básica puede verse influenciada por el eneatipo anterior o posterior. Las posibles combinaciones entre las personalidades básicas y sus correspondientes alas, en el caso de que pudieran darse, conforman los siguientes calificativos:

Eneatipo 1 ala 9: el Idealista.
Eneatipo 1 ala 2: el Abogado.
Eneatipo 2 ala 1: el Servidor.
Eneatipo 2 ala 3: el Anfitrión.
Eneatipo 3 ala 2: el Encantador.
Eneatipo 3 ala 4: el Profesional.
Eneatipo 4 ala 3: el Aristócrata.
Eneatipo 4 ala 5: el Bohemio.
Eneatipo 5 ala 4: el Iconoclasta.
Eneatipo 5 ala 6: el Solucionador de Problemas.
Eneatipo 6 ala 5: el Defensor.
Eneatipo 6 ala 7: el Amigo.
Eneatipo 7 ala 6: el Animador.
Eneatipo 7 ala 8: el Realista.
Eneatipo 8 ala 7: el Independiente.
Eneatipo 8 ala 9: el Oso.
Eneatipo 9 ala 8: el Árbitro.
Eneatipo 9 ala 1: el Soñador.

Volver a inicio de Página

17-Los Subtipos en el Eneagrama


El Eneagrama distingue tres instintos primarios para cada eneatipo, denominados subtipos: el instinto de conservación, el instinto social y el instinto sexual. Sin embargo, las nuevas tendencias del Eneagrama han decidido actualizar la terminología utilizada para los diferentes subtipos, modificando el término «auto conservación» a «conservación», «navegador» a «social» y «transmisor» a «sexual», ya que resulta una terminología más acorde a los tiempos actuales.

A partir de estos tres instintos elementales, el Eneagrama distingue, para cada eneatipo concreto, los subtipos correspondientes a los instintos de conservación, social o navegador y sexual o transmisor, diferenciando la tendencia o el comportamiento de cada uno de ellos, dentro del eneatipo concreto.

El instinto es una determinada conducta obtenida por respuesta ante un determinado estímulo, teniendo en cuenta que su carácter es automático e inconsciente, no siendo aprendido, conocido o imitado.

De esta manera, el subtipo dominante para alguien que pertenece a un eneatipo concreto del Eneagrama puede entenderse como: «aquello que es lo más importante para mí en la vida». Así, en el contexto de nuestra personalidad básica o eneatipo y tras acometer acciones concretas, centramos toda nuestra atención y energías en un instinto determinado, denominado subtipo dominante.

Los tres subtipos básicos coexisten jerárquicamente en cada persona, de modo que para un mayor desarrollo de un subtipo cualquiera, los dos restantes se encuentran menos desarrollados, de modo que habitualmente el subtipo dominante se encuentra sobre desarrollado, quedando un segundo subtipo más o menos equilibrado y un tercer subtipo notablemente subdesarrollado.

Recientes investigaciones apuntan a que si una persona concreta tiene el subtipo de «conservación» como instinto dominante, su instinto secundario es el «social» o «navegador», quedando muy bajo o ciego, el instinto «sexual» o «transmisor». Si por el contrario el instinto dominante es el «social» o «navegador», el instinto secundario será el «sexual» o «transmisor», quedando muy bajo o ciego, el instinto de «conservación». Si por último, el instinto dominante fuera el «sexual» o «transmisor», el instinto secundario sería el «conservación», quedando muy bajo o ciego, el instinto «social» o «navegador». Esta regla se cumple en la mayor parte de los casos, aunque también pudiera resultar de un modo diferente, como excepción.

El Subtipo de Conservación

Conocido antiguamente como instinto de «auto conservación», se traduce en un evidente deseo de sentirse seguro.

El instinto de «auto conservación» está referido a cómo cuidamos de nosotros mismos. A grandes rasgos, las personas pertenecientes a este subtipo se muestran continuamente preocupados por lo esencial para vivir: comida, salud, trabajo, refugio, seguridad y comodidad física, hogar, dinero y estabilidad.

El instinto de «conservación» supone centrar la atención en la búsqueda de unas condiciones óptimas que permitan sentirse bien, preocupándose tan sólo del propio bienestar.

Las posibles ventajas del instinto de «conservación» son el cuidado y mimo de los negocios, la importancia de los detalles y el uso de diferentes habilidades para manejar la vida.

Las posibles desventajas son el enfoque del esfuerzo a la mera supervivencia, perdiéndose otras dimensiones de la vida y haciendo de la supervivencia algo complicado: «¡qué dura es la vida!», creyendo de algún modo que la supervivencia está siempre en juego.

Actualmente se ha comprobado que entre otras cosas, el término «conservación» es más adecuado que «auto conservación» para este instinto dominante, puesto que no siempre las personas que presente este instinto dominante cuidan exclusivamente de sí mismo, sino que muchas veces cuidan de los demás.

Instinto de Conservación:
Seguridad, orden, aprovisionamiento

Enfoque y énfasis centrado en la supervivencia.

Algunas personas con este instinto dominante se cuidan a sí mismos, y otras cuidan de los demás.

Búsqueda de seguridad y comodidad físicas.

La seguridad es lo primero. Hay una base económica y una garantía de alimento.

Preocupación por la comida, ropa, dinero, casa, salud.

Persona práctica. Cuida muy bien sus finanzas.

Tendencia a mantener los recursos y la energía (estado de las cuentas bancarias, etc.).

Salud y cuidado del cuerpo (acudir al médico, frecuentar terapias y medicinas alternativas, tener su pequeña farmacia particular en casa, practicar ejercicio con regularidad, etc.).

Fijación con el dinero o el trabajo, (deseos de cambiar de empleo para mejorar, ganar más), etc.

Son personas muy orientadas a vivir su vida con alguien a su lado, con quien sobrevivir.

Aficionados al bricolaje, a la cocina, a comprar todo tipo de objetos en los supermercados, cuidar plantas, coleccionar álbumes, tendencia a ordenar, etc.

Amantes de su hogar, siempre contemplan la posibilidad de mantener una despensa llena, la nevera bien surtida, previsión de un botiquín, etc.

Su alta capacidad de previsión hace que a menudo les caduquen las cosas, puesto que siempre las tienen por exceso.

Son personas muy de pareja, incluso en ocasiones mucho más que los pertenecientes al subtipo «sexual» o «transmisor».

El sexo es más acorde con la reproducción derivada del instinto «conservación», que del «sexual» o «transmisor», propiamente dicho, que en muchas ocasiones puede estar más orientado a dejar un legado.

El Subtipo Social o Navegador

El instinto «social» o «navegador» hace que la persona perteneciente a este subtipo sienta un evidente deseo de interactuar con los demás, a través de actividades comunitarias. Este deseo implica un gran interés por caer bien a los demás y pertenecer siempre a un grupo de referencia, o apoyo.

El instinto «social» o «navegador» conlleva una preocupación por ser aceptado y obtener una posición de privilegio o reconocimiento dentro del grupo, familia o trabajo, disfrutando sobre todo de las diversiones sociales.

Las posibles ventajas del instinto «social» o «navegador» son el correcto «don de gentes», así como el trabajo y el servicio desinteresado, desarrollado en el seno de los grupos en los que la persona decide integrarse.

Las posibles desventajas son la tendencia a desvanecerse o perderse en el grupo, siendo incapaz de permanecer y disfrutar en soledad, menoscabando su propia individualidad, con una tendencia a entrar en conflicto entre lo que el grupo desea y lo que la persona quiere.

Subtipo social o navegador:
respeto de las jerarquías
«yo gano, tú ganas» 

Deseo de relacionarse, pertenecer y participar activamente en grupos sociales, cooperando para adaptarse y sobrevivir como grupo.

Capaz de darse al otro, y adaptarse a éste.

Su lema está próximo a: «yo gano, tú ganas».

Enfoque centrado en el contexto laboral: posición, rango, fama, reconocimiento, popularidad, honor, estatus, aceptación social.

Tendencia a evitar la intimidad.

Da mucha importancia a la creación de vínculos: abrazos, saludos, y relacionarse adecuadamente para ser tenido en cuenta, ser convocado ante cualquier circunstancia o necesidad, ser tenido en cuenta en las conversaciones, etc.

Deseo de ser visto, poniendo énfasis en las reglas y en los castigos derivados del incumplimiento de éstas.

Diálogos internos relacionados con grupos de personas.

Comunidad, compañerismo, filantropía. Necesita pertenecer a un grupo, pero también aportar su granito de arena en el mismo, y ser tenido en cuenta.

Necesita cuidad, y ser cuidado por otros.

Es muy dado a compartir material, y a realizar intercambios con él.

Dan mucha importancia al equilibrio existente entre lo que dan, y lo que reciben.

Se enfada mucho si no es tenido en cuenta, o cuando no se le convoca, etc.

Muy dado a cotillear (dónde vas de vacaciones) y criticar a los otros, por la espalda.

Muy interesado en compartir la información que posee con los demás miembros del grupo.

Necesitan saber quién es cada uno, de dónde procede y cuáles son sus ancestros (apellidos, ciudad de origen, etc.).

El Subtipo Sexual o Transmisor

Conocido asimismo como instinto de «intimidad» (tú y yo), muestra un evidente deseo de intimidad o de sexualidad, a través de relaciones estrechas de uno a uno.

La persona englobada en el instinto «sexual» o «transmisor» se ocupa principalmente de resultar deseable y atractivo para los demás, buscando situaciones emocionalmente intensas.

Existe una notable atracción por el contacto íntimo, tanto a través de una conversación profunda con alguien que considera fascinante, como en una relación sexual.

Existe una búsqueda continua de la pareja ideal o un deseo de estar con ella si ya cree haberla encontrado. La búsqueda de soluciones a los problemas se realiza en algo externo que complete y llene su vida, pudiendo llegar a obsesionarse con ello y descuidar otras necesidades.

Las posibles ventajas del instinto «sexual» o «transmisor» son el talento para intimar en relaciones estrechas, disfrutando de amistades profundas y enriquecedoras.

Las posibles desventajas son la posibilidad de abrumar con demasiadas expectativas, así como la tendencia a la dependencia, llegando a comportarse como una persona celosa y posesiva.

subtipo sexual o transmisor:
Llamar la atención
relaciones de uno a uno
competencia y lucha

Notable búsqueda del contacto y la profundidad, a través de experiencias intensas.

Existe una sensación y una necesidad compulsiva de estar vivos en cada momento de la vida.

Necesidad de una estimulación constante.

Huída del aburrimiento y de todo aquello que en un momento dado ya no tenga la intensidad necesaria para mantener la estimulación.

Necesidad de «quemar»: deporte, sexo, asociaciones, trabajo, etc.

Búsqueda más allá de la propia persona de otra persona o situación que complete su vida, acaso como un enchufe en busca de una toma de corriente.

Necesidad de sobrevivir a la muerte, a través de un legado.

En ocasiones puede llegar a consumir sustancias o ansiolíticos, etc., para gastar la energía sobrante.

Normalmente son personas atractivas, con una buena capacidad para la oratoria.

Necesidad de mandar y decir la última palabra.

Precisan de metas y retos para vivir, o en su defecto algo con lo que ir en contra.

El odio ajeno no es un problema para muchos de ellos, puesto que aunque sean odiados han logrado su propósito, que es dejar un legado (sobrevivir a la muerte).

Dispersión de la atención e intensa falta de focalización.

Necesidad de llamar la atención constantemente.

Pueden ser conflictivos.

Les gusta competir, y en ocasiones están dispuestos a llegar hasta el final para lograr vencer.

Miedo a no ser deseado.

Le gusta la confrontación y son personas agresivas, de un modo intrínseco.

Se relacionan muy bien de uno a uno y no soportan los triángulos.

Ejemplos Prácticos de Subtipos

Situación-1: un león atrapa una pieza:
Si el subtipo dominante es de «auto conservación», el león arrastra la pieza hasta su guarida, se alimenta de ella y guarda el resto para más tarde.

Si el subtipo dominante es «social», arrastra la pieza hasta su manada, para mostrársela a sus compañeros.

Si el subtipo dominante es «sexual», el león busca una leona con quien compartir su pieza.

Situación-2: una persona se dispone a vivir o a pasar un largo tiempo en un país lejano.

Si el subtipo dominante es «auto conservación», la persona pone toda su atención en el lugar donde vivirá, teniendo en cuenta las condiciones del lugar donde pretende instalar su hogar.

Si el subtipo dominante es «social», la persona intentará buscar un grupo de personas con quien interactuar: «¿qué tipo de gente vive ahí?».

Si el subtipo dominante es «sexual», la persona se centrará en la búsqueda de una relación profunda como punto de enfoque: «¿Qué existe, particularmente especial o atractivo en aquel lugar?».

Volver a inicio de Página

18-Cómo Averiguar
Nuestro Eneatipo


Este blog incluye un test rápido de identificación del eneatipo, así como nueve test independientes, uno para cada eneatipo. Dichos tests se ecuentran en las entradas del blog, accesibles a través del menú de etiquetas, presente en la columna de la derecha.

  1. El test de identificación rápida del Eneagrama, TRIE Riso-Hudson incluido en este blog permite, en apenas unos minutos, averiguar nuestro eneatipo dominante.
  2. Los nueve tests independientes para la valoración de cada eneatipo valoran cada eneatipo de forma individual, permitiendo además, entender y asimilar los comportamientos particulares asociados a éste.

El mejor tests gratuito ON LINE que he encontrado es:

http://www.personarte.com/test.htm

Volver a inicio de Página

19-Instrucciones
Para Realizar los TESTS


A la hora de realizar un test de identificación de los eneatipos del Eneagrama, conviene tener presente:
  1. Se debe responder a todas las cuestiones en términos de todo o nada, evitando, en la medida de lo posible, la opción intermedia.
  2. Es necesario tener en cuanta que las respuestas pueden variar, dependiendo del momento actual que estemos viviendo, así como de nuestra situación personal.
  3. En caso de duda durante nuestra identificación del eneatipo, si dos o más eneatipos diferentes destacan por sus altas puntuaciones, deben sumarse los puntos obtenidos en las diferentes triadas (2,3,4 y 5,6,7 y 8,9,1), adjudicándonos como eneatipo dominante aquél correspondiente a la mayor puntuación obtenida dentro de la triada cuya suma ha obtenido una mayor puntuación.
  4. En caso de duda, recomiendo repetir el test varias veces, considerando diferentes criterios: responder las preguntas en términos de todo o nada, o incluso realizar otro estudio, contemplando todas las respuestas intermedias que necesitemos. Cada persona es un mundo y no todos somos fáciles de encasillar.
  5. Si finalmente no conseguimos identificarnos con un solo eneatipo, debemos tener en cuenta la posibilidad de trabajarnos a través de 2 eneatipos diferentes, que normalmente estarán relacionados a través de las flechas indicadas en el Eneagrama.
  6. Sea cual fuere su eneatipo básico, los eneatipos en las direcciones de integración y desintegración influyen en su personalidad global. Para obtener una respuesta más acorde a la misma, no sólo debe tomarse en consideración el eneatipo básico y el ala correspondiente, sino los dos eneatipos correspondientes a sus direcciones de integración y desintegración en el Eneagrama. Los rasgos de los cuatro eneatipos pueden mezclarse en su personalidad global, proponiendo un marco más amplio y acorde a la realidad. Por ejemplo, nadie es simplemente un eneatipo cuatro: cualquier eneatipo cuatro posee un ala tres o cinco, así como una dirección de desintegración (dos) y otra de integración (uno), que asimismo juegan un papel importante en su personalidad global.
Atentamente:
Rafael Moriel
Volver a inicio de Página